La campaña del servicio comarcal de control de plagas ha comenzado en los Monegros

La campaña del Servicio Comarcal de Control de Plagas ha comenzado en Los Monegros con 18 municipios adscritos. Se trata de un servicio voluntario que se prolongará hasta finales del próximo mes de septiembre. En esta campaña van a trabajar catorce prospectores y un oficial. Son, según el consejero comarcal de Medio Ambiente, Mario Frauca, “medios técnicos y humanos muy cualificados y especializados en combatir las plagas”. Los primeros trabajos de la campaña se basan en la prospección y localización de focos larvarios. El objetivo del Servicio de Control de Plagas es controlar la incidencia de los mosquitos en los núcleos urbanos de una forma sostenible con el medio ambiente, ya que “el problema de los mosquitos influye de forma negativa tanto en el campo sanitario, como en el económico y en la calidad de vida de los monegrinos”, señala Frauca.

El servicio se realiza a través de la empresa pública Monegros Servicios Medioambientales que opera en la comarca y también, por segundo año consecutivo, ha sido contratada en Ejea de los Caballeros y, por tercera temporada, en la Expo de Zaragoza. En este sentido, el consejero comarcal de Medio Ambiente, Mario Frauca, destaca la colaboración de la Universidad de Zaragoza en la labor realizada, entidad con la que la Comarca de Los Monegros ha suscrito un convenio. Según Frauca, “estamos muy satisfechos porque la Universidad de Zaragoza y la Expo de Zaragoza se han acordado de nuestro servicio, como consecuencia de haber constatado durante años que somos una comarca pionera en atajar este problema y puntera en la aplicación de los tratamientos más adecuados”.

Frauca considera que el tratamiento es más efectivo si se hace extensivo al mayor número de territorio posible, “de ahí la importancia que tiene que cada vez más municipios se adhieran a este servicio voluntario”. Para Frauca, las previsiones para la presente campaña “dependerán en gran medida de la climatología”. El consejero realiza, por último, un llamamiento a los vecinos para que “den a conocer a la comarca posibles fugas de agua o encharcamientos que puedan detectar para prevenir focos, además de evitar en la medida de lo posible comportamientos como tener recipientes con agua en corrales o superficies al aire libre que son susceptibles de albergar focos larvarios”.

Comentarios