El campo de Golf de Biescas “ en zona de peligro e impacto ambiental “, según CHA

El concejal de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Biescas, Lorenzo Giral, considera “desaconsejable la creación de un nuevo núcleo urbano con el proyecto de campo de Golf , mucho más cuando se ubicaría en un L.I.C, con el correspondiente impacto evidenciado por el Estudio de Sosteniblidad Ambiental y en el cono de deyección del barranco del Sía, algo que nos debe recordar la traumática experiencia de la riada del barranco de Arás”.

CHA ha presentado alegaciones al proyecto de Plan Parcial del “Glera del Sía” que se encuentra en información pública y que supondría la creación de un campo de golf con 205 viviendas y un hotel anexo.

Para Giral en estos momentos “ no cuenta con tanto apoyo popular como hace dieciocho años cuando se presento este proyecto para el municipio biesquense, con otros planteamientos de desarrollo.” A la vez que “quiere poner de manifiesto la repercusión que un proyecto de este tipo tiene en el conjunto de un término municipal muy atomizado, en 189 km2 nuestro municipio alberga 14 núcleos y tan sólo 1.500 habitantes, con las consabidas dificultades para prestar los servicios básicos, por lo que consideramos que cualquier iniciativa urbanística que deba plantearse, y ello con carácter previo al análisis de los posibles efectos sobre el territorio, debe responder a un modelo de urbanización compacta, buscando consolidar y mejorar las poblaciones existentes, y no creando una nueva zona urbana, alejada de los núcleos ya existentes, desligándose del tejido urbano actual y de sus servicios”.

Por su parte el presidente de CHA en el Alto Gállego, Ángel Visus, ha recordado que “la ubicación del proyecto dentro del L.I.C “Río Gállego”, ocupa un porcentaje aproximado del 17 % del total de la superficie del mismo, el gran impacto que tendría sobre este, así como los valores medioambientales existentes ha motivado que el proyecto haya sido sometido al Procedimiento de Evaluación Ambiental por el propio INAGA. La actuación propuesta conllevaría la pérdida de la catalogación como L.I.C de la zona, lo que supondría una modificación a la carta a favor de una promoción privada”

Para Lorenzo Giral “no debe ser secundario el contemplar que el proyecto se ubica en el cono de deyección del barranco del Sía, y tal como contempla la resolución del INAGA, aguas arribas las laderas sobre las que se encaja el barranco son muy inestables, por lo que la probabilidad de deslizamientos y transportes de material sólido de gran calibre en momentos de crecida es elevada. Aunque los redactores del proyecto incorporan un estudio de inundabilidad favorable por parte de la CHE, la traumática experiencia del barranco de Arás hace aconsejable cuando menos la elección de otra zona sin estos riesgos”.

El proyecto plantea que tanto el abastecimiento para consumo de boca como el riego del campo de golf se realice mediante la captación de aguas del río Gállego, y este será mayor en los meses de verano, cuando los caudales del río son menores. A ello hay que sumar que mientras no se construya la depuradora todas las aguas residuales se verterán al río, sin ningún tipo de tratamiento, con el elevado impacto que ello tendrá en el río ya que estamos hablando de una población de la mitad de la ya existente. “Mientras la depuradora no se encuentre en funcionamiento no resulta conveniente autorizar ningún nuevo desarrollo urbanístico de estas dimensiones”.

Comentarios