El Personal de Administración y Servicios de la Universidad de Zaragoza pide "discriminación positiva" para Huesca y Teruel

El grupo Algara de la Universidad de Zaragoza, apoyado principalmente por el Personal de Administración y Servicios, pide al nuevo rector que se "impulsen" los campus de Huesca y de Teruel y no sólo que se "consoliden". Algara hacía pública una carta en la que detalla sus demandas antes de que se conociese el nombre del ganador de las elecciones a rector.

La misiva reconoce que algunas enseñanzas todavía se tienen que consolidar, como Ciencias de la Salud y el Deporte de Huesca, pero pide "algo más" para otros casos, como que la Escuela Politécnica Superior se convierta en campus verde, o titulaciones adecuadas para centros como la Escuela de Empresariales de Huesca que han de reorientar su futuro sin competir con los campus de Zaragoza. Por eso, el escrito continúa diciendo que hace falta un rector "convencido del impulso necesario a los campus periféricos, y dispuesto a defender, frente a las presiones que surjan, la necesidad de implantación de titulaciones atractivas y con poder de convocatoria que hagan viable una universidad viva en Teruel y Huesca".

Así, Algara pide medidas complementarias como mejoras en el transporte, becas, facilidades para quienes trabajen en Huesca y Teruel, un un esfuerzo en la calidad, tanto en servicios o instalaciones, como en personal (docente y técnico). La carta incluso plantea que es necesario acometer una "discriminación positiva" para Huesca y Teruel, por las dificultades a que se enfrentan; aclarando que "no es lo mismo captar estudiantes teniendo en el entorno inmediato 700.000 habitantes, como ocurre en Zaragoza, que hacerlo con 40 o 50.000 como en Huesca o Teruel".

A medio plazo, el Personal de Administración y Servicios asegura que sería bueno buscar un pacto sobre el mapa de titulaciones a implantar en Aragón con un consenso lo más amplio posible, con participación de todas las instituciones que se han implicado en el impulso de la universidad pública en estas décadas, que son unas cuantas; y con un compromiso de financiación claro por parte de la DGA.

La última petición para el nuevo rector es que, según Algara, la Universidad de Zaragoza debería comenzar ya a subtitularse como “la Universidad de Aragón”, para a medio plazo adoptar ese nombre.

Comentarios