Policía Local y Guardia Civil se mantienen alertas para evitar la conducción bajo los efectos del alcohol en el casco urbano de Monzón

La Policía Local, en colaboración con la fuerzas del cuartel de la Guardia Civil de Monzón, sigue realizando controles de alcoholemia en el interior del casco urbano, en la mayoría de los casos ante los signos evidentes de embriaguez de los conductores (o afección por estupefacientes).

El 12 de abril, sobre las 9 de la noche, un conductor que circulaba por una calle céntrica dio un índice de 0,68 miligramos por litro de aire espirado en la prueba del alcoholímetro, y dos horas después, 0,50. Los agentes le detuvieron y le informaron de sus derechos, y le citaron para un juicio rápido en el Juzgado de Instrucción. Luego fue puesto en libertad.

El 24 de abril, en similares circunstancias que el caso anterior, otro conductor dio 0,90 en la primera prueba y 0,85 en la segunda. También se le acusó de quebrantamiento de condena porque el carné de conducir lo tiene suspendido hasta octubre por orden del Juzgado de lo Penal nº 1 de Huesca.

El 26 de abril, pasadas las diez de la noche, tercer atestado de la quincena, en esta ocasión para un conductor con 0,79 miligramos por litro de aire espirado. Una hora después, el índice llegó a 0,97. También recibió cita para un juicio rápido.

En relación con la conducción bajo los efectos del alcohol, la Policía Local remarca que:

1.- Entre 0,25 y 0,60, conlleva denuncia administrativa (el primer nivel baja a 0,15 en los casos de conductores noveles y profesionales del volante). La multa oscila en función de si el índice es bajo, medio o alto.

2.- A partir de 0,60, se considera delito, lo que conlleva prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses (una cantidad económica por día) y la privación del permiso de conducir por un periodo de entre uno y cuatro años. También cabe el delito si la conducción ha causado daños o entrañado peligro.

Comentarios