Mejora la reserva de agua en la cuenca del Ebro y continúa la situación de sequía

Confederación Hidrográfica del Ebro

El aumento de reservas se centra en el Eje del Ebro, Navarra y Huesca pero continúa la situación de emergencia o alerta en las cuencas del Segre, Ésera, Noguera Ribagorzana, Guadalope e Iregua Con un 69,2% y 5.120 hectómetros cúbicos, la Cuenca sigue por debajo del pasado 2007 y de los últimos cinco años

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, José Luis Alonso, ha presidido en Zaragoza el pleno de la Comisión de Desembalse de la Cuenca del Ebro donde ha realizado ante los representantes de los usuarios un análisis de la situación de la Cuenca. La pluviometría registrada principalmente en el último mes ha permitido una mejora de las reservas y una recuperación de caudales circulantes en el Eje del Ebro, Comunidad Foral de Navarra (cuencas del Iratí y Aragón)y Huesca, en este último caso, en el Gállego-Cinca, aunque continúa la situación de emergencia o alerta en otros puntos como las cuencas del Noguera Ribagorzana y Segre.

La Comisión de Desembalse es un Órgano Colegiado de la Confederación Hidrográfica del Ebro, donde se plantean cuestiones sobre la explotación ordinaria y extraordinaria de los embalses. Está formada por la Administración Central del Estado y representantes de todos los usuarios que han podido conocer la mejora de la Cuenca a pesar de que se mantiene la situación de sequía.

En las cuencas donde se encuentran los grandes sistemas de riegos las lluvias observadas en estos dos meses han recuperado principalmente Yesa y los embalses del Gállego y se ha quedado muy por debajo de la media necesaria en las cuencas del Noguera Ribagorzana y Segre:

Noguera Ribagorzana hasta Santa Ana (Canal de Aragón y Cataluña): la precipitación registrada en estos dos meses se sitúa en los 160 l/m², que no ha permitido la recuperación y este sistema continúa en situación de emergencia

Aragón hasta Yesa (Riegos de Bardenas): uno de los más beneficiados con 275 l/m² registrados en estos meses Cinca y Gállego (Riegos del Alto Aragón): la pluviometría se ha centrado en la zona del Gállego con 215 l/m², que permite su recuperación y en el Cinca 255 l/m², algo por debajo de lo estimado para recuperar reservas

Por su parte, en la margen derecha, a excepción de los ríos riojanos, las precipitaciones de estos dos meses se sitúan entre 50 y 100 l/m² acumulados.

De todas formas, si se toman los datos desde el principio del año hidrológico, a pesar de esta clara mejora continuamos en sequía pluviométrica ya que las lluvias registradas entre septiembre de 2007 y abril de 2008 en toda la Cuenca siguen por debajo de las medias de un año normal. Sobre todo, la zona de Teruel, Zaragoza y Lleida se encuentran por debajo del 75% de lluvias medias.

Reservas

A pesar de las precipitaciones, la Cuenca del Ebro se encuentra en situación de prealerta y los 5.120 hectómetros de reservas actuales indican situación de sequía hidráulica y se sitúan por debajo de los niveles del pasado 2007 (con 5.556 hm³ y un 75,1%) y del promedio del periodo 2003-2007.

En lo que respecta a las cuencas reguladas (con presencia de embalses), según los índices de sequía, fijados por el Plan Especial de Actuación en Situación de Alerta y Eventual Sequía, que sirven para conocer la situación real de las subcuencas por caudales circulantes y reservas, continúan en situación de emergencia o alerta las cuencas del Segre, Ésera y Noguera Ribagorzana (estos últimos regulan uno de los mayores sistemas de la margen izquierda, el Canal de Aragón y Cataluña y en la margen derecha la cuenca del Guadalope).

En el caso de las cuencas que afectan a La Rioja, aunque el Iregua se mantiene en situación de alerta, la pluviometría ha permitido un aumento de las reservas del sistema Najerilla-Tirón, ya que el embalse de Mansilla ha pasado de situación de emergencia con 21 hm³ a la situación de prealerta con más de 67 hm³. En la misma situación están los afluentes del Ebro entre el Leza hasta el Huecha.

Otras zonas que siguen en situación de prealerta en sus reservas de embalse son las de la Cabecera del Ebro; Jalón, Huerva, Aguas Vivas y Martín, en la margen derecha Gállego-Cinca en la margen izquierda.

La mayoría de las zonas que se han visto beneficiadas de las reservas nivales y la pluviometría registrada se encuentran en la margen izquierda del Ebro:

Cuenca del Aragón y Arbas, con el embalse de Yesa, del que depende el Sistema de Bardenas: ha pasado de situación de alerta según los índices de 31 de marzo a la normalidad según el último análisis a fecha de 28 de abril. Yesa se encontraba hace un mes con 245 hm³ y actualmente ha alcanzado 406 hm³.

Bajo Ebro, que ha alcanzado una situación de normalidad con un importante aumento de las reservas de Mequinenza, de los 874 hm³ del pasado mes a 1447 hm³

Cuenca del Gállego y Cinca, con la regulación del sistema de Riegos del Alto Aragón que, aunque se mantiene en prealerta, ha abandonado la situación de emergencia por bajas reservas

Cuencas del Bayas, Zadorra e Inglares (embalses de Ullívarri y Urrúnaga, en el País Vasco) y cuencas del Irati, Arga y Ega (Navarra): se encuentran en situación de normalidad dejando la prealerta

En la margen derecha, la mejora situación de reservas es la de la Cuenca del Matarraña, con normalidad en el embalse de Pena, situación que se prolonga desde las lluvias registradas en el mes de diciembre en esta zona.

El presidente de la Confederación ha destacado en la presentación del análisis, la efectividad de las medidas de ahorro que asumió en la Cuenca del Ebro la Comisión de Sequía, que han permitido ajustar al máximo las reservas existentes antes de mejorar los registros de pluviometría. En este reconocimiento se ha destacado la actuación de todos los usuarios.

Zonas no reguladas

Según los índices del Plan de Actuación en Situación de Sequía, que permite aplicar unos índices homogéneos para analizar la situación de las distintas subcuencas, los caudales que continúan más afectados son los de los sistemas no regulados, donde no existen embalses que puedan realizar los mantenimientos medioambientales de caudales.

Entre ellas se encuentran en emergencia por bajos caudales las aportaciones del Jalón y Jiloca; entradas al embalse de las Torcas; entradas al embalse de Santolea y entradas al embalse de Oliana.

En alerta se presentan las entradas al embalse de González Lacasa y las entradas a Cueva Foradada y en prealerta las entradas al embalse del Ebro; entradas a Mansilla; aportaciones del Noguera Ribagorzana; entradas al embalse de Yesa y entradas a Ullívarri

.

De estas zonas no reguladas, la mejoría fundamental se centra en las entradas al embalse de Mediano y las aportaciones del Arga y Ega, que ya se sitúan en situación de normalidad.

Comentarios