3.000 latinoamericanos en el Encuentro Mariano de los Pueblos de América de Torreciudad

Gauchos, charros, incas... hasta unos 3.000 hispanoamericanos residentes en toda España se daban cita este domingo, en el 8º Encuentro Mariano de las Familias Latinoamericanas celebrado en el Santuario de Torreciudad. Se trata de la convocatoria más multitudinaria que tienen estas familias en nuestro país y que acuden hasta el santuario oscense (desde Vigo, Granada, Valencia, Madrid, Barcelona e incluso de la ciudad alemana de Colonia, como ha sido el caso de una veintena de mexicanos) ataviados con sus trajes populares para rememorar tradiciones, folclore y devoción en una jornada multicolor.

Desde hace ocho años, todas estas familias vienen peregrinando hasta el Santuario de Torreciudad, siempre el primer domingo de mayo, para rezar a la Virgen bajo las más de veinte advocaciones  marianas procedentes del continente latinoamericano (como la Ntra. Sra. de Urkupiña de Bolivia, la Reina de la Paz de El Salvador, la Virgen de la Valvanera de Colombia, del Quinche de Ecuador o Guadalupe en México) y que llevaban hasta al centro de peregrinaciones para su manifestar su devoción.

Especialmente emotivo era el momento en el que las asistentes procedían a entrega de las ofrendas a la Virgen, depositando sobre el altar de la iglesia recuerdos de diferentes países como flores del Perú, frutos y productos típicos de Bolivia e imágenes procedentes de República Dominicana.

Los actos estaban presididos, en lo eclesiástico, por Mons. Jesús Catalá, obispo de Alcalá de Henares y presidente de la Comisión Episcopal  de Pastoral, que durante la homilía de la concelebración de la Eucaristía se refería a la festividad de la Ascensión como “el regreso triunfante de Jesucristo a la Patria de donde salió”. Monseñor Catalá también demandaba a los asistentes anhelar no sólo la patria chica, terrena, sino aspirar de verdad a la patria del cielo.

Al mediodía, durante el almuerzo campestre por los alrededores del centro de peregrinaciones, tenía lugar un festival de música latina por países, en el que asociaciones y grupos de baile ponían la nota folclórica a base de danzas y canciones tradicionales de Nicaragua, México, Ecuador y Colombia, entre otros.

La jornada tenía lugar dentro de un ambiente festivo y hermanamiento, destacando la confraternización entre compatriotas. El rector del Santuario de Torreciudad, Javier Mora-Figueroa, resaltaba que el encuentro “surge con el objetivo de reforzar los lazos culturales entre España y Latinoamérica, valiéndonos de la riqueza y diversidad cultural existente en ambos continentes. Por eso –añadió Mora-Figueroa- con esta celebración se ahonda en los vínculos comunes que compartimos, pero también desde la diversidad de manifestaciones culturales y multiplicidad creativa de sus países de origen”.

Comentarios