¿Cómo justificar el TRASVASE?

Eduardo Marco Valle

Lejos de las disquisiciones semánticas de si es una “cesión de agua”, “transferencia de caudales”, “conducción de agua”, “redistribución de aguas”, “captación de caudal”, “minitrasvase” etc., que sólo tratan de “marear la perdiz” y, lo que es peor, de ocultar la falta de argumentos coherentes o los flagrantes incumplimientos electorales… la gran mayoría de ciudadanos y ciudadanas se limita a razonar con “sentido común”. Y nos preguntamos…

¿Cómo se puede justificar trasvasar agua (oceder-transferir-conducir-redistribuir-captar-minitrasvasar) con carácter de urgencia a un gobierno (el catalán) que no ha tenido la más mínima previsión en esta materia en los años y meses anteriores?.

¿Cómo trasvasar agua (o ceder…) a un gobierno que no ha hecho dimitir a ninguno de los responsables de este desaguisado?

¿Cómo trasvasar agua (o transferir…) a un gobierno que, previamente a pedir agua de otra cuenca, no pone por delante una plan exhaustivo de medidas de ahorro y priorización de usos hídricos dentro de la propia cuenca?.

¿Cómo trasvasar agua (o conducir en tuberías…) a una zona de gran desarrollo económico y densamente poblada, para contribuir a que cada vez crezca más y aumenten geométricamente las nuevas necesidades de consumo?. Las comunidades con inferior desarrollo y escasa población, convertidas en suministradoras de recursos naturales para las más ricas…

¿Cómo trasvasar (o redistribuir…) exclusivamente “agua de boca” al área metropolitana de Barcelona?. ¿Es que allí no hay actividades industriales, comerciales, parques y demás?.

¿Cómo trasvasar (o captar caudales…) “por una única vez” dejando puestas las tuberías hasta una próxima sequía que, con la evolución del cambio climático, no tardará en volver a producirse?.

¿Cómo se puede permitir trasvasar (o mini-trasvasar mini-agua…) de una cuenca a otra (aunque la última estación sea de la propia cuenca), cuando el Gobierno Central y la Generalitat han negociado a espaldas de los demás gobiernos de la cuenca del Ebro?. Y lo han hecho con una celeridad que no aplican a otras necesidades de consumo de boca dentro de la propia cuenca del Ebro.

¿Cómo justificar lo injustificable?. Zapatero e Iglesias han mentido respecto a lo que nos dijeron por activa y por pasiva en la campaña electoral. Su código ético les dirá si deben dimitir o no. Pero los aragoneses y aragonesas se ha dado cuenta de la jugada. Ahora queda obrar en consecuencia.

Comentarios