Alumnos con discapacidad intelectual realizarán prácticas en empresas hosteleras de Huesca

El Instituto de Enseñanza Secundaria Pirámide de Huesca, en estrecha colaboración con la Unidad de Programas del Servicio Provincial de Educación, Cultura y Deporte de, CEOS-CEPYME HUESCA, la Asociación Down de Huesca y la Coordinadora de Asociaciones de personas con discapacidad (CADIS) desarrolla a partir de este mes de mayo un novedoso programa de prácticas en empresas del sector de la hostelería, con el objetivo de ofrecer una oportunidad de formación laboral a personas con discapacidad intelectual en el propio puesto de trabajo, con el apoyo necesario para garantizar el desarrollo óptimo de sus competencias profesionales, tanto en habilidades como en actitudes.

Para el desarrollo de este programa del que se van a beneficiar en esta primera actuación, cinco alumnos, se ha contado con la fundamental colaboración de las empresas Hotel Abba Huesca, Hotel Pedro I de Aragón y el Aparthotel Huesca que han mostrado su interés y compromiso para acoger, dentro del programa de prácticas, a los cinco alumnos del modulo de Garantía Social del IES Pirámide.

Es la primera vez que se ejecuta en Huesca un programa de prácticas para este tipo de alumnado. Estas prácticas laborales constituyen la etapa última del Programa de Garantía Social “Auxiliar de alojamiento, menaje y lavandería” que los alumnos han realizado en el IES Pirámide durante dos cursos escolares y que trata de dar una respuesta de calidad en materia de formación profesional para alumnos con discapacidad intelectual.

La ejecución de las prácticas se realizará durante el mes de Mayo, previo acuerdo entre las empresas colaboradoras, constará de 40 horas de duración por alumno/a, en horario de lunes a viernes, a razón de cuatro horas diarias. El periodo de prácticas se desarrollará con la metodología de empleo con apoyo, consistente en analizar las diferentes tareas que comporta el puesto de trabajo y en apoyar al trabajador en prácticas en cada una de las tareas, hasta que logra el aprendizaje necesario para una ejecución eficaz. Para ello, se contará con dos preparadores laborales, figura clave en este proceso, que, además de guiar en el proceso de aprendizaje de las tareas, actuará como mediador en las relaciones entre la persona con discapacidad y sus compañeros de trabajo.

Tras el periodo de prácticas se evaluará el proceso desarrollado y, además de otras variables, su potencial de aprendizaje. En base a este análisis se determinará la necesidad de su continuación en nuevas estructuras de formación o bien la perspectiva de búsqueda de puesto de trabajo, ya como trabajador contratado (con el apoyo que inicialmente fuera necesario por parte de alguna agencia de inserción laboral).

Comentarios