Las movilizaciones de la ONCE se trasladan a Huesca

Este miércoles 7 de mayo, los trabajadores de la ONCE, se concentrarán ante la sede de la entidad en Huesca para reclamar la recuperación del poder adquisitivo. CCOO denuncia que con el último convenio colectivo, el colectivo de asalariados ha perdido más de un 7% de su sueldo.

Continúan las movilizaciones de la ONCE por la recuperación del poder adquisitivo. Los trabajadores y trabajadoras de la ONCE se concentrarán ante las puertas de la Sede de la Delegación de la ONCE en Huesca mañana 7 de mayo entre las 10.30 y las 11.00, en la Plaza Concepción Arenal, número 6.

Con estas movilizaciones, CCOO persigue reabrir la negociación del artículo 64 del Convenio Colectivo, para evitar que se consoliden y amplíen las pérdidas del poder adquisitivo de los salarios, como consecuencia de la no aplicación de la cláusula de revisión salarial, al no alcanzar los niveles de venta pactados por la ONCE y UTO-UGT.

Según indica la central, desde el 1 de enero de 2005, cuando comenzó la vigencia del XIII Convenio Colectivo, el personal de la ONCE ha perdido más de un 7% del salario y advierte de que a finales de año, de mantenerse los altos niveles de inflación, habrá perdido un 8,5% del salario. “Se trata de pérdidas muy importantes que oscilarían entre los 3.000 euros del personal vendedor sin antigüedad hasta los 15.800 euros del grado salarial XI con el máximo de antigüedad. Así, el personal vendedor debería tener en 2008 un salario base de 1000 euros si se hubiera aplicado la revisión con IPC real”, subrayan los responsables de CCOO.

“La cesta de la compra aumenta diariamente, los tipos de interés de las hipotecas también, mientras los salarios de los trabajadores de la ONCE pierden capacidad de compra como consecuencia del Artículo 64 del Convenio que impide su acomodación a la inflación real”, añaden desde el sindicato, que pretende evitar que se mantengan estas pérdidas y que UTO-UGT y la ONCE acepten renegociar para recuperar el poder adquisitivo del salario.

CCOO considera que las ventas no van todo lo bien que sería de desear, pero alega que el personal de la ONCE está poniendo todo su conocimiento y capacidad adaptativa para asumir y aplicar los cambios decididos por los gestores. Asimismo, señala que la economía de la Entidad “puede asumir la normalización del poder adquisitivo de los salarios, demandada por la gran mayoría del personal”. Como muestra, indican que en 2006 (último año del que están cerradas las cuentas), la ONCE disminuyó en 95 millones de euros el endeudamiento y presentó beneficios por importe de 74,8 millones de euros.

Comentarios