El Centro de Interpretación Pinzana de Monzón, recibe más de 4.000 visitas en su primer año

Pinzana, Centro de Interpretación niños

El Centro de Interpretación del Cinca “Pinzana” cumplió a finales de abril su primer año de funcionamiento. En estos doce meses, más de 4.000 personas han visitado la instalación del Parque de Los Sotos que gestiona “Ecologistas en Acción”, asociación en la que el Ayuntamiento delegó el desarrollo de un proyecto educativo, divulgativo y de concienciación de la sociedad.

La mayoría de los visitantes han sido grupos de escolares de la Comarca del Cinca Medio y territorios limítrofes, y el goteo de turistas de muy distintas procedencias ha sido constante.

Así mismo, “Pinzana” ha sorprendido a los investigadores y científicos interesados en la dinámica fluvial. El mes de abril ha ofrecido un saldo particularmente llamativo con un censo de 705 visitantes, y en mayo están previstas las visitas de dos colegios de Zaragoza.

Belén Ortiz, guía del Centro, hace un balance totalmente positivo: “El objetivo era y sigue siendo “impactar” y concienciar de la importancia del Cinca. El Centro muestra los instantes más bellos del río y sus moradores, y la verdad es que causa sorpresa… Muchos niños y no pocos adultos ni se imaginaban que el entorno fluvial sea la casa de tantos y tan distintos animales. Pero nosotros no hemos inventado nada, es lo que hay. Las fotografías ofrecen una visión real de la biodiversidad del bosque de ribera”.

El proyecto del Centro de Interpretación (primero llamado Museo del Cinca) se fraguó a finales de la década de los noventa y cayó en el letargo después de explanar el terreno de una escombrera clausurada y colocar unos paneles informativos que el paso del tiempo deterioró.

El inmueble fue construido casi en su totalidad y en distintas fases por los alumnos de Albañilería del Taller de Empleo “Mariano de Pano”.

El equipo de gobierno municipal, convencido de que el Centro iba a “matar dos pájaros de un tiro” (concienciación de los escolares en el respeto a la naturaleza y atracción turística) impulsó en el mandato anterior las obras de acabado y equipamiento que supusieron un desembolso de 94.700 euros.

La planta baja del edificio está dedicada al ecosistema del río.

Presenta una pantalla para la proyección de un audiovisual, maquetas, dioramas y paneles, y también un punto de información que facilita la documentación disponible.

La exposición de la planta superior se centrará en la relación del hombre con la corriente fluvial. Este equipamiento se llevará a cabo la segunda fase. Por el momento se encuentra disponible el aula para los talleres de los escolares.

La visita se complementa con un paseo guiado de poco más de media hora por el Soto de la Pinzana (limitado por la escollera que construyó la CHE).

Belén Ortiz recalca: “Pretendemos que Pinzana sea un lugar de referencia no sólo en Educación Medioambiental y de divulgación de la Nueva Cultura del Agua, sino también de la recuperación del río como lugar de ocio. Tenemos un sitio privilegiado en Monzón lleno de vida, un valioso escaparate que hay que mostrar para que se conozca, se respete, se defienda y, sobre todo, se disfrute.

Aún nos queda mucho camino y muchos retos, muchas “peleas”, muchas sorpresas… pero aquí estamos con la ilusión del primer día, justamente ahora que hace un año de su apertura”.

“Pinzana” ha sido calificado como el mejor centro de interpretación de ríos de Aragón.

Ortiz apunta que lo más importante a la hora de atender a un grupo de niños es “saber transmitirles el amor a la naturaleza”.

Se da la circunstancia de que los chavales que se acercan al centro en horario escolar “invitan” a sus padres el fin de semana.

Una visita “entrañable” fue la de los ancianos de la residencia “Riosol”.

El reto de “Pinzana” a medio plazo es la ampliación de las instalaciones.

Los voluntarios de “Ecologistas” trabajan en la mejora del recinto y la limpieza del soto con asiduidad.

Comentarios