Manos Unidas Barbastro - Monzón subvenciona un aula de informática en un instituto de Ecuador

tercer mundo

Bien conocidos son los proyectos que Manos Unidas subvenciona en el Tercer Mundo, con el objetivo de mejorar de alguna manera la vida de las personas pobres que habitan en esos países. Y una buena conocedora de ellos es la barbastrense Pilar Gilaberte, misionera comboniana desde hace 40 años, y que actualmente se encuentra realizando su labor solidaria en Ecuador, donde gracias a esta ONG se ha conseguido un aula de informática para los estudiantes de uno de los centros que ella misma puso en marcha hace algunos años.

Gilaberte lleva toda una vida en la misión, aunque los comienzos no fueron fáciles “porque es complicado tomar una decisión así”, como explica. Su inquietud comenzó siendo ella una joven, que leyendo revistas misioneras descubrió “un mundo muy pobre que necesitaba muchas cosas, y sobre todo gente que saliera de sus países para echar una mano”.

Con el tiempo, Gilaberte comenzó a comunicarse con un grupo de misioneras combonianas, y tras su formación en Italia se fue a trabajar a África. Poco después regresó a España, desde donde partiría hacia Sudamérica, y es en Ecuador donde ha pasado 32 de los años que lleva como misionera. Actualmente se encuentra ejerciendo su labor en el Océano Pacífico.

En todos estos años como voluntaria, Gilaberte ha conocido a fondo las necesidades de los países subdesarrolldos, donde “viven de manera diferente, con grandes carencias, lo que hace que la gente se involucre”. De todos modos, la hermana considera que “son alegres en medio de su pobreza”.

A día de hoy, esta barbastrense trabaja en un poblado de gente negra, “personas todavía discriminadas en la realidad social de Ecuador”. Una vez llegaron allí las misionera, edificaron dos centros de secundaria, y el último proyecto que se ha desarrollado en la zona, gracias a Manos Unidas, es la adquisición de un aula de informática en el instituto.

Gilaberte, muy satisfecha con su vida y su trabajo para los demás, afirma que gracias a esta ONG se pueden desarrollar ideas muy importantes en países pobres, y destaca que colaborar con Manos Unidas es “una manera de que los españoles sean también solidarios”.

Comentarios