El Plan Especial de las Harineras será aprobado inicialmente este jueves

plano Harineras , abril 08

Huesca este jueves tomará una de las decisiones urbanísticas más importantes de su reciente historia. El Pleno Municipal aprobará el Plan Especial de Reforma Interior del Polígono de las Harineras, el documento en el que se especifica los bloques de viviendas que se construirán en el polígono y las nuevas calles y espacios públicos que se llevarán a cabo.

No ha sido fácil llegar a este punto. Los intereses de los distintos propietarios han sido diferentes y, en ocasiones, opuestos. En la zona existen desde pequeños a grandes industriales, promotores o simplemente dueños de terrenos. A ello hay que añadir la explosión de la Harinera Porta que vino a sumar más incertidumbre, si cabe, al proceso negociador.

La clave del convenio ha sido siempre permitir la edificabilidad justa en la zona para que el rendimiento del negocio urbanístico diera para pagar las altas indemnizaciones que la ley exige satisfacer a los industriales, en especial a las dos harineras.

Para tener datos fiables, el Ayuntamiento contrata en su día un gabinete de urbanistas, el cual redacta un informe económico-financiero en el que se dice que el negocio da para ejecutar vivienda de protección, satisfacer las indemnizaciones a las empresas y que los propietarios del polígono, además, corran con el gasto de construir el paso soterrado proyectado entre la Calle Teruel y Amudévar.

Hace unos meses se cierra un acuerdo del Ayuntamiento con los propietarios y se impulsa un convenio en el que figura la cesión del 10% de la edificabilidad al Ayuntamiento, como marca la ley, sin contemplar la construcción de vivienda de protección y asumiendo la propiedad parte de la ejecución de los sistemas generales por valor de 1,2 millones de euros.

El Convenio es aprobado por todos los grupos, excepto por Chunta Aragonesista. Posteriormente, los propietarios presentan un Plan Especial en el que se detalla la construcción de grandes bloques de viviendas, algunos de ellos de 17 alturas. Es la única manera de encajar 1.400 viviendas en el polígono y, además, dejar la parte central como un espacio peatonal con vocación comercial.

El Plan consigue el apoyo del PSOE, el PAR e IU. El Partido Popular lo ve inadecuado y propone el traslado de edificabilidad a otros polígonos con el objetivo de rebajar las alturas de las edificaciones, lo que no es aceptado, por lo que los populares votan en contra del docuemnto. Por su parte, la CHA vuelve a oponerse al proyecto y habla de pelotazo urbanístico.

El Plan, tras su aprobación en Pleno, será sometido a un mes de información pública, período en el que se podrán presentar alegaciones. Transcurrido ese tiempo, el Plan volverá al Ayuntamiento para el estudio de las alegaciones y su aprobación definitiva, momento en el que los propietarios tendrán en su poder, junto con el convenio, un documento que dará seguridad jurídica al desarrollo urbanístico de la zona que, entre otras cosas, conlleva la desaparición de las harineras del casco urbano de Huesca.

Comentarios