De ascensos y descensos

Sergio Fernández-Vizarra

Lo que hace algunos años, e incluso esta misma temporada, parecía lejano o imposible, un derbi futbolístico entre el Real Zaragoza y la Sociedad Deportiva Huesca, parece hoy más cercano que nunca. El Huesca, eso sí, todavía tiene que disputar la fase de ascenso y pasar dos eliminatorias que sin duda serán muy complicadas… pero soñar es gratis.

En la calle, en los bares y en todos los rincones de la ciudad se habla del ascenso del Huesca a la división de plata del fútbol español, también el descenso de los vecinos zaragozanos es comentado por todos, algunos con alegría, otros con tristeza. La afición azulgrana está ansiosa de que se pueda dar la circunstancia de subir de categoría y sobre todo por que la próxima temporada encima habría derbi…aunque de momento son sólo esperanzas y ya la temporada pasada se estuvo muy cerca de conseguir el objetivo.

Pero no sólo se la juega el fútbol, el Peñas también quiere volver a la élite del deporte español. Los verdiblancos también aspiran a llegar a la segunda categoría del baloncesto nacional, en la que no estará el CAI Zaragoza que ya es equipo de ACB, a pesar de ello un hipotético ascenso supondría un cambio radical en la estructura peñista que ha estado haciendo un buen trabajo en los últimos años y sería culminarlo de esta forma. Llegar a la LEB Oro supondría adelantarse a cualquier previsión que se tenía, pero bienvenido sea… que bonito sería volver a ver en el Palacio una competición digna y el público volcado de nuevo en el baloncesto.

Si suben fútbol y baloncesto se completará un triunvirato de plata, con los tres equipos en la segunda categoría nacional de sus respectivos deportes. Suerte a todos en sus objetivos… tampoco quería olvidarme de Barbastro y Monzón, dos equipos y localidades rivales, sería todo un espectáculo ver a los dos en 2ª división B la temporada que viene… Otro derbi de rivalidad máxima.

Comentarios