Continúan esta semana las visitas por la Huesca de Lastanosa

Catedral

Esta semana continúa y finaliza el programa de cuatro visitas guiadas que el Instituto de Estudios Altoaragoneses ha organizado este mes de mayo dentro del Proyecto Lastanosa. Este martes es a la Catedral del siglo XVII y el próximo jueves se visitarán el palacio y los jardines de Lastanosa.

La visita de este martes lleva por título La Catedral del siglo XVII. Previamente a la llegada a la Catedral se harán dos breves paradas. Una en la plaza de Navarra, en cuyo entorno existió hasta su cierre en 1624 una de las instituciones más singulares de la Huesca histórica: el burdel municipal, construido por el Concejo oscense hacia 1532 y conocido como “casa del público” o “partido”. La segunda parada se hará ante la iglesia de San Pedro el Viejo para hablar de la capilla de los santos Justo y Pastor.

 

La visita a la Catedral se centrará en aquellos aspectos relacionados con el siglo XVII. Entre ellos, la construcción, finalizada en 1625, de la capilla del Santo Cristo de los Milagros, sufragada por el obispo de Huesca Juan Móriz de Salázar. Se explicará también la capilla y la cripta de los Lastanosa, recientemente restauradas, que constituyen uno de los conjuntos de arte barrocos más notables de Aragón. Y se hablará de la celebración en 1649, en el presbiterio de la Catedral, de la Palestra numerosa austriaca, un concurrido certamen poético del que Lastanosa fue juez con el que se celebró en Huesca el matrimonio del rey Felipe IV con su sobrina Mariana de Austria.

 

El jueves 22 se descubrirán las huellas, muy perceptibles todavía, que el palacio y los jardines de Lastanosa, desaparecidos hace tiempo, han dejado en el trazado urbano y la parte antigua del parque municipal. La casa-palacio de Vincencio Juan de Lastanosa, siendo sustituida por los edificios actuales nº 27 y 29 del Coso Alto, en la esquina con la calle Miguel Servet. Durante la visita se hablará también de la estancia en dicho colegio de Baltasar Gracián, que publicó en la ciudad varias obras gracias al mecenazgo de Lastanosa, y de la construcción de la actual iglesia de la Compañía por los jesuitas en el siglo XVIII, pocas décadas antes de su expulsión de Huesca.

 

El parque municipal Miguel Servet es el heredero directo de los famosos jardines de Lastanosa, pues gran parte del perímetro de su parte antigua coincide exactamente con el espacio que ocupaban aquellos. De hecho, ámbitos tan conocidos como el paseo de las Pajaritas, el parque-bar, el quiosco de la música o la Rosaleda se encuentran dentro de lo que fueron en el Barroco los jardines lastanosinos.

Comentarios