¡Más basura... es el progreso!

Cristina Pérez Diego

El hombre saca de las entrañas de la tierra el material con el que construir sus realidades, necesidades, sueños y, a veces, auténticas barbaridades. En nombre del progreso siempre hemos tenido muy poco pudor a la hora de abrir montañas, tirar abajo bosques, secar los ríos o agujerear la tierra. Una y otra vez -la tierra que sin embargo es generosa- nos recuerda que nada es ilimitado... pero se deja. Una vez conseguido nuestro objetivo, resulta que nos sobran materiales. Lo que no sirve tiene que ir a algún lugar, son los deshechos, lo que sobra, el exceso unas veces y, otras, el envoltorio… el caso es que, como vienen de la tierra, queremos que vuelvan a ella.

Por eso en el paisaje humano, siempre hay un camión cargado de basura buscando un lugar donde depositarla. Un vertedero industrial sin ir más lejos. Un gran contenedor donde depositar toda la chatarra que sobra. El problema está en que, nadie, quiere tener cerca un paisaje lleno de hierros y por el que transiten de forma continuada camiones.

Pero no es eso, es mucho más. En el fondo, en una sociedad donde el ocio toma cada vez más fuerza, una sociedad en la que la apuesta es la del turismo, escaparates por los que pasear...en el fondo no molesta tanto en el paisaje un vertedero como tal, sino la vergüenza que anida en el ser humano ,al comprobar cómo es posible generar toneladas y toneladas de basura en un mundo tan descompensado.

¿Se imaginan en un futuro cómo nos contemplará la historia? Cuando en las excavaciones futuras, sólo salgan restos de plásticos, radioactividad, hierros, cemento y otros vertidos, ya no habrá nadie para darles explicaciones de qué hicimos con la tierra en estos paises desarrollados. Por eso lo de menos a lo mejor es dónde se ubica un vertedero, lo de más es preguntarse por qué cada vez hay más basura.

Comentarios