El premio Ciudad de Huesca 2008, del Festival de Cine, será para José Mª Escriche

José María Escriche

José María Escriche, director del Festival durante más de treinta años y uno de sus fundadores, recibirá a título póstumo el Premio Ciudad de Huesca, en el transcurso de las 36 edición del Festival de Cine. Escriche falleció el pasado 29 de marzo, aunque su enfermedad no le impidió seguir trabajando con valentía y coraje para esta próxima edición del Festival. El premio será entregado el próximo 6 de junio en el Teatro Olimpia durante el homenaje que se celebrará en su memoria.

José María Escriche siempre supo salir airoso, imaginar soluciones y superar las dificultades. Al salir de la dictadura, el cortometraje entró en crisis, los documentales como el NODO dejaron de emitirse y se eliminó la obligación de proyectar cortometrajes en las salas de cine. Un festival como el de Huesca con aquel panorama languidecía. Escriche tuvo clara la solución. En un momento de europeísmo por la entrada de España en la Unión Europea, supo organizar una Muestra de Cine Europeo, que al ser de largometrajes, daba actualidad e interés para que la gente volviera a acudir al cine durante el Festival. Éste es un ejemplo de la renovación e innovación continua.

Escriche supo rodearse de personas válidas para que el festival saliera adelante. Siempre tuvo una excelente relación con todas las autoridades culturales, de cualquier signo político, del Estado, de Aragón, del Ayuntamiento de Huesca, de la Unión Europea. Mantuvo unas relaciones amistosas con los organizadores de festivales españoles, europeos y del continente americano, del área latina y de la sajona. Los homenajes del festival han sido siempre selectos, de reconocimiento a figuras importantes del mundo de la dirección, de los actores y de todas las facetas del cine. De hecho, se recuerda con especial afecto el cariño y la dedicación que tuvo con el inolvidable Julio Alejandro. Fue una recuperación importante del principal guionista de Buñuel y de una persona universal de Huesca.

José María Escriche contagiaba su entusiasmo a cuantos le rodeaban. Era exigente con lo importante y tolerante con lo accesorio. Pero siempre era el principal amigo de todos. Con respecto de su ciudad se puede decir que Escriche ha llevado su nombre por todo el mundo, ha difundido su cultura, sus costumbres y su gastronomía. Sus amigos del cine conocen y quieren a Huesca a través de él.

Se presenta esta nueva edición del Festival de Cine de Huesca con su ausencia. En el festival, lo recuerdan con gratitud. Pero piensan que la mejor manera de hacerlo es continuando con entusiasmo con el Festival. Las fuerzas y el entusiasmo de Escriche han de servir, aseguran, para continuar.

Comentarios