Treserras afirma que las obras de arte en litigio no se moverán de Lérida

José Manuel Treserras

El Consejero de Cultura de la Generalitat, Joan Manuel Treserras, ha asegurado que las piezas de arte no se moverán de Lérida a pesar de la última resolución del Tribunal de la Rota Romana que desestimaba la demanda presentada por la Diócesis de Lérida. Treserras ha reiterado la voluntad de diálogo con el Gobierno de Aragón para resolver el conflicto por la vía política. El Consejero de Cultura ha sido claro tanto en la legitimidad de las 83 piezas de arte sacro de la Franja en litigio como en su futuro destino.

La consejería de cultura de la Generalitat avanzaba que el consejero, Joan Manuel Treserras, tiene la intención de convocar una reunión del plenario del Consorcio del Museo de Lérida, Diocesano y Comarcal para mantener una postura unitaria de las instituciones y manifestaron la “firme voluntad de solucionar el litigio con un acuerdo beneficioso para todas las partes, que no provoque ningún herido”.

El obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, explicaba recientemente a Radio Huesca Digital, que según las informaciones de que dispone, “la unidad museística no existe”. Milián mostraba su desacuerdo con las afirmaciones que se realizan en Lérida sobre la unidad del museo puesto que el propietario de las obras de arte es la Diócesis de Barbastro-Monzón, tal y como han puesto de manifiesto los reiterados decretos de la Congregación de los Obispos y el Tribunal Supremo.

Alfonso Milián señalaba también que considera que “la Generalitat no tiene competencias en este tipo de bienes ya que prevalecen las leyes del Estado sobre las comunidades autónomas”. El obispo de Barbastro-Monzón recordaba que las obras son de la Iglesia y debe decidir sobre la ubicación de las mismas.

El Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, afirmaba en Barbastro que “los gestos hablan pero se deben convertir después en hechos” y que tienen que encontrar la fórmula para proceder a la devolución de las 112 piezas de arte. Salinas manifestaba sobre este tema que "hablamos demasiado, lo importante es buscar el camino para lo que es el final de un recorrido", y reconocía que en algunos momentos se siente incomodo puesto que Lérida considera que le “arrancan algo que es suyo”. Señalaba que el obispado de Lérida no renunció a la propiedad pero depositó los bienes en un consorcio y tiene una “fidelidad a los compañeros de viaje”.

Javier Salinas indicaba que ahora se debe alcanzar algún tipo de acuerdo o fórmula para proceder a la entrega pero también hay que tener en cuenta a los miembros del consorcio que son personas amables y disponibles. “Desde el punto de vista canónico el asunto de los bienes ha terminado”, según Salinas, que también explicaba que tiene sus "dificultades" puesto que la Diócesis de Lérida tenía sus “compromisos con otros”, y ahora hay que reconducir las cosas para hacer lo todo de la mejor manera.

Comentarios