La Ley de Dependencia ofrece ya prestaciones en la provincia de Huesca

2004072020 bernardo baquedano 1.JPG

La implantación en la provincia de Huesca de la Ley de Dependencia va avanzando poco a poco, conforme pasan los meses. Un total de 4.400 personas han presentado hasta el momento su solicitud para que su dependencia pueda ser valorada, con el fin de poder recibir las prestaciones a las que tendrían derecho, de momento, en el caso de ser grandes dependientes. Desde la Dirección provincial de Servicios Sociales y Familia, se han valorado 3.919 de esas solicitudes.

Hasta el momento, 2.665 pacientes han sido valorados como grandes dependientes o dependientes severos, lo que constituye un 79%. Otras 710 personas, un 21%, se ubican en grados inferiores de dependencia, por lo que quedan todavía sin prestación, que irá llegando dentro de unos años. Hay que recordar que la Ley de Dependencia se implantará a lo largo de 9 años. En estos momentos, en la provincia de Huesca, hay unas 450 personas que están recibiendo ya su prestación dentro de esta Ley.

A todas las personas que tengan un reconocimiento de gran situación de dependencia, automáticamente se les reconocerá el derecho a una prestación, bien sea de recursos (por ejempo, en residencias) o bien económica, para aquellas personas que no pueden acudir a una residencia, para poder ir a centros de día, o recibir la asistencia en sus domicilios.

De hecho, de las 450 prestaciones que se están ofreciendo ya, la mitad son en centros y la otra mitad están recibiendo ayuda económica. Se trata, en todo caso, de unas ayudas con carácter retroactivo, que se percibirán desde el momento en el que se solicitan.

La Consejería de Servicios Sociales ha tenido la sorpresa de ver cómo la demanda de la prestación es prácticamente el doble de la inicialmente prevista. Se esperaban en este primer año, unas 2.000 solicitudes y han llegado unas 4.400. Por Dependencia se entiende la situación de una persona que no es capaz de valerse por sí misma para actividades básicas de la vida. Es una valoración diferente de la de minuscalía, que lo que marca es la discapacidad para trabajar.

Comentarios