Balance positivo de Expoforga, a pesar de la lluvia y de la crisis del sector ganadero

La Feria de la Comarca de la Jacetania, Expoforga, clausuraba este domingo su vigésima edición. A pesar de que la lluvia ha estado presente y ha provocado algún cambio de organización, como el de los aparcamientos, los organizadores se han mostrado satisfechos, pues la gente no se ha amilanado por el mal tiempo y ha habido muchos visitantes. En cuanto a las subastas autonómicas y nacionales de ganado ovino y vacuno han descendido notablemente, debido a la falta de subvenciones y a la crisis del sector ganadero.

El presidente de la Comarca de la Jacetania, Alfredo Terrén, ha indicado que ‘Expoforga sigue siendo un referente comarcal importante, el punto de reunión de la Jacetania’.

El presidente de la Comisión de Turismo y Ferias de la Comarca del Jacetania, Paco Coduras, ha hecho un balance positivo de la feria, a pesar del mal tiempo. Coduras ha indicado que los expositores, que hacen un gran esfuerzo por participar, se han ido satisfechos y las actividades se han podido desarrollar todas a pesar de la lluvia.

La subasta nacional de vacuno celebrada este domingo ha tenido de todo. En la raza Limusín, de los cuatro machos que se subastaban sólo se ha vendido uno por 2100 euros. De la raza Pirenaica, se han vendido las once hembras que se presentaban a cuatro compradores por un total de 16.500 euros. Sin embargo, de los veinticinco machos sólo se han adjudicado cuatro, por un importe de 8.000 euros. El montante total de la subasta de vacuno ha sido de 26.600 euros, una cifra inferior a la de años anteriores, pero es que la falta de subvenciones se ha notado mucho, según ha explicado Paco Coduras.

Por su parte, la subasta nacional de ovino, celebrada el sábado, se vio limitada a dos lotes, uno con diez corderas y otro con nueve. Esto se debió a razones de control sanitario, y es que la previsión era subastar 46 cabezas de rasa aragonesa en la puja. El precio pagado por el primer lote fue de 900 euros y el del segundo de 810. Esta es la primera subasta que, a causa de lo establecido en una nueva normativa europea, no cuenta con subvenciones del Ministerio de Agricultura ni del Gobierno de Aragón.

Desde la organización se subrayó la preocupación que los ganaderos asistentes a la subasta expresaron respecto a la situación que atraviesa el sector, según indicaba Paco Coduras.

Concluida la subasta se entregaron los VII Premios "Ignacio Biescas" a la mejora genética de la rasa aragonesa, que recayeron en las ganaderías de los hermanos Campo Borrás y José Luis Úbeda, el Departamento de Mejora Genética del Instituto Nacional de Investigación Animal (INIA) y el profesor Luis Monteagudo, de la Facultad de Veterinaria de Zaragoza.

Desde la comarca de la Jacetania se ha indicado que ahora se abre un periodo de reflexión de cara a próximas ediciones de Expoforga, con la idea de intentar poner en marchas nuevas iniciativas ó actividades con las asociaciones ganaderas para seguir potenciando la feria.

Comentarios