A punto de nacer la página web dedicada a Ramón y Katia Acín

La Fundación Ramón y Katia Acín va a poner en marcha este sábado 7 de junio la primera página web que recoge la obra artística de padre e hija. La presentación oficial tendrá lugar a las 12:00 horas en el Instituto de Estudios Altoaragoneses.

Se trata de la primera iniciativa llevada a cabo por la Fundación creada en el año 2007 con el fin de preservar y difundir la obra de estos dos artistas oscenses. Este proyecto en red sobre padre e hija contiene textos en torno a su vida y su legado y al mismo tiempo pone a disposición del internauta alrededor de 6.000 documentos entre obra artística, audiovisuales, fotografías y escritos realizados por el propio Ramón Acín.

El gran volumen de información que se ofrece en esta página web la convierte en uno de los más completos que existen sobre artistas en la red. Detrás está el trabajo del realizador y productor zaragozano Emilio Casanova en la elaboración de los contenidos, de Rubén Cárdenas en el diseño, de Antonio Ramos en la programación, de Ricardo Polo en la creación de la imagen corporativa de la fundación y de Vicky Calavia en las labores de documentación.

Ramón Acín (1888-1936) se ha convertido en uno de los artistas aragoneses más importantes del siglo XX. A lo largo de su vida fue creador, pedagogo, escritor y movilizador social desde el anarquismo pacífico. Su compromiso político le llevó a participar en la sublevación de Jaca contra la dictadura de Primo de Rivera en 1930 y, tras el fracaso de ésta, tuvo que exiliarse en Francia. Seis años más tarde murió fusilado, el 6 de agosto, en la capital oscense a manos de los sublevados franquistas. Suya es la conocida “Fuente de las Pajaritas” instalada en el parque de Huesca o el monumento al geólogo Lucas Mallada. Amigo de personalidades como Ramón Gómez de la Serna, también será siempre recordado como el mecenas que financió la película “Las Hurdes, tierra sin pan” de Luis Buñuel.

Katia Acín (1923-2004) es la hija de Ramón Acín y de Conchita Monrás. El asesinato de sus padres en el 36 cuando tenía 12 años cierra la feliz etapa de la infancia, pero sigue aferrándose a la vida con una entereza y vitalidad sorprendentes. Se licenció en Historia, se casó y tuvo cinco hijos. Tras la muerte de su marido decide recuperar esa inquietud por la pintura que le había inculcado su padre, y a los 65 años emprende la carrera de Bellas Artes. Su obra, extensa y sin catalogar en su totalidad, abarca xilografías y linóleos, calcografía, dibujos, pintura y escultura.

Comentarios