Piezas de la diócesis de Huesca en varias exposiciones sobre la Historia de Aragón

Varias piezas pertenecientes a la Diócesis de Huesca están presentes en la exposición, que se inauguraba este miércoles en la Lonja de Zaragoza, bajo el título "Zaragoza y Aragón: Encrucijada de culturas". En esta muestra, se van a poder contemplar las testas de plata de San Orencio y Santa Paciencia, que habitualmente se encuentran en la Catedral, así como el retrato de Vincencio Juan de Lastanosa.

La Diócesis también ha prestado otras obras de carácter bibliográfico, el Misal y el Himnario de la Catedral, además de una Arqueta de los restos de San Demetrio de la Iglesia parroquial de Loarre, y un lienzo de San Orencio y Santa Paciencia, que se encuentra en la basílica de San Lorenzo.

En el Museo Camón Aznar, Ibercaja cuenta, hasta el próximo 29 de septiembre otra exposición titulada "Del Ebro a Iberia, un recorrido por la Historia del Arte". Para ella, se prestado, también desde la Diócesis obras relacionadas con la historia de Aragón, a lo largo del tiempo y una talla románica. Por su parte, la Santa Sede contará con una exposición en el propio pabellón, en el recinto de la Expo, en la que habrá una naveta de plata, del siglo XVI, que también se encuentra en la Catedral.

Por otro lado, entre noviembre de 2008 y agosto de 2009, organizada por el Museo de Zaragoza y la Dirección General de Patrimonio de Aragón, se celebrará la exposición "El esplendor del Renacimiento en Aragón", que itinerará por Valencia, Valladolid, Bilbao y Huesca, bajo el comisariado de Carmen Morte. Dado que el Museo de Zaragoza se encuentra cerrado por obras, esta exposición podrá contemplarse en el Museo de Huesca.

La diócesis de Huesca prestará la escultura de San Juan Bautista, del retablo de Santiago de Bolea, la tabla de la Piedad del retablo mayor de Bolea, la escultura de la Piedad, del retablo mayor de Almudévar, y la escultura de la Piedad del retablo de Santa Ana de la Catedral de Huesca.

Hay que recordar que antes de la Expo, se celebró una magna exposición en la Sala de Exposiciones Luzán de la CAI, bajo el título "Música en las Catedrales de Aragón". En ella participaron varios instrumentos musicales de Huesca, dos fagot, un violonchelo y una pareja de trompas de mano, con sus tonillos de recambio. Además, se enviarno algunos cantorales, uno de ellos del siglo XII, el Himnario Oscense, que está considerado por los expertos en musicología, uno de los mejores cantorales con los que se cuenta, porque cuenta con pentagramas anteriores al pentagrama de carácter gregoriano. Igualmente se ha solicitado El Breviarium Oscense, y varios breviarios más y leccionarios, así como libros de atril de polifonía.

Comentarios