IU pregunta por el convenio del SALUD con un centro médico de Monzón sobre resonancias magnéticas

El portavoz parlamentario de Izquierda Unida en las Cortes de Aragón, Adolfo Barrena, ha formulado a la consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, una pregunta para su respuesta escrita relativa al Convenio del Salud firmado con el Centro Médico Seap de Monzón para la realización de resonancias magnéticas músculo–esquelético a los usuarios que tienen como referencia el Hospital de Barbastro.

Desde la formación política, en nota de prensa, exigen que “los ciudadanos de la provincia y de la zona oriental de Huesca sean atendidos en la zona con servicios públicos”. Asimismo, señalan que “es difícilmente entendible para nosotros que un centro privado tan pequeño como el de Monzón tenga capacidad económica para comprar un aparato para hacer resonancias y no pueda tenerlo en la zona el departamento de Salud, ya sea en el Hospital de Barbastro o en el centro de especialidades de Monzón”.

Adolfo Barrena explica que “este acuerdo firmado entre el Salud, el gerente del centro médico SEAP y el Ayuntamiento de Monzón, a través de la concejalía de Asuntos Sociales, viene a ser similar al existente con otras clínicas privadas que ofrecen este servicio en la provincia de Huesca”. Se da la circunstancia de que la Unidad Móvil no atiende todas las demandas existentes en la zona y los ciudadanos deben trasladarse a centros públicos de Zaragoza o privados concertados de la ciudad de Huesca.

Asimismo, señala que “según los datos ofrecidos, el número de resonancias al año en este centro de Monzón rondarán las 800”.

Por todo ello, Izquierda Unida quiere saber cuántas resonancias magnéticas se realizaron en la provincia de Huesca durante el año 2007 en centros privados concertados, cuál fue el coste para las arcas públicas de este servicio externalizado en la provincia altoaragonesa y el coste por resonancia que se ha conveniado con el Centro de Monzón. Por último IU pregunta cuál es el coste de una unidad fija de resonancia magnética para las arcas públicas.

Cabe recordar que IU siempre ha exigido que “el Sistema de Salud de Aragón tenga entre sus fines asegurar la efectividad, eficacia y calidad en la presentación de los servicios y lo haga con sus propios medios, sin utilizar la vía de la concertación-privatización”. Adolfo Barrena señala que “el Gobierno de Aragón parece que solo puede garantizar la calidad en la prestación si lo hace concertando servicios, de eficiencia y efectividad dudosa, y no consolidando un sistema público más eficiente”.

El diputado izquierdista muestra su preocupación porque “está formula consolida la privatización del servicio sanitario público y, de esta manera, empobrece las condiciones de trabajo de los profesionales sanitarios, incrementa la factura de la sanidad y permite el negocio a dos entidades privadas, es decir, al propio consorcio y a la empresa subcontratada”.