Gobierno de Aragón y obispado Barbastro-Monzón exigen con firmeza la devolución de los bienes

El Presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, afirmaba que “obstaculizar el cumplimiento de una sentencia es un delito”, mientras que el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, manifestaba a Radio Huesca Digital que considera que “el administrador apostólico de Lérida, Javier Salinas, mantiene la misma postura de siempre, no recurrir el dictamen de la Rota Romana”.

Marcelino Iglesias afirmaba que “obstaculizar el cumplimiento de una sentencia firme es un delito y espero que nadie esté en esa actitud”, en relación a la situación actual de los bienes que la diócesis de Lérida tiene que devolver, según los reiterados decretos del Vaticano que siempre han dado la razón a Aragón.

El obispo de Barbastro-Monzón indicaba que “el administrador apostólico de Lérida mantiene la misma postura de siempre, no recurrir el dictamen de la Rota Romana”. Alfonso Milián, que conoce perfectamente a Javier Salinas, está convencido que “no realizará más recursos”, y desde Barbastro-Monzón siguen exigiendo que se “cumpla la justicia”.

Milián explicaba que mantiene la postura inicial de exigencia de la devolución de los bienes y se muestra dispuesto a colaborar, pero primero deben regresar los bienes. Milián ha recordado que “la legislación canónica tiene valor civil debido a los acuerdos Iglesia-Estado, y además la Iglesia ha decidido el traslado”.

“Los bienes son de la Iglesia y cuando quisieron inscribirlos en el registro de Lérida no pudieron puesto que no tenían la documentación que acreditaba la propiedad”, según aseguraba el obispo de Barbastro-Monzón.

El Parlamento catalán aprobaba una moción que emplazaba al gobierno a “acordar” que las piezas de arte religioso en litigio con Aragón “se conserven y se expongan en el museo diocesano y comarcal de Lérida”, y a no permitir “la disgregación de la colección”.

La propuesta, presentada inicialmente por CIU, era pactada luego con los grupos que apoyan al gobierno catalán , y a este consenso se ha sumado también el grupo del PPC, mientras que Ciutadans denunciaba que “los nacionalistas” defienden estas piezas como propias y reclaman a la vez los papeles de Salamanca.

La moción aprobada pide “mantener como colección inscrita en el catálogo de patrimonio cultural catalán las obras de arte en litigio sin perjuicio de las sentencias que se deriven de acciones judiciales instadas por particulares o entidades”.

El obispado de Lérida adelantaba que el administrador apostólico de Lérida, Javier Salinas, y el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, tienen previsto viajar a Roma para tratar este asunto, aunque Milián no tiene ninguna comunicación de la Santa Sede hasta estos momentos.

Comentarios