El Producto Interior Bruto creció en Aragón un 3,1% en el primer trimestre de 2008, cuatro décimas más que en el conjunto de España

Según las estimaciones realizadas por el Departamento de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, sobre los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral publicados por el INE, el Producto Interior Bruto aragonés creció un 3,1% en el primer trimestre de 2008, cuatro décimas más que la media española y nueve décimas por encima de la media de la zona euro.

La economía aragonesa no permanece ajena a la tendencia general a la desaceleración, en la que confluyen fuerzas externas e internas. Los tres factores que están afectando con intensidad a la actividad económica internacional son la crisis financiera, la inflación global causada por los precios de las materias primas y la debilidad de la economía estadounidense. En el caso de España, a estas fuerzas se ha unido la magnitud y velocidad del ajuste en el mercado inmobiliario, superiores a lo esperado y cuyos efectos se han trasladado ya a la oferta del sector de la construcción, afectando al empleo. A pesar de todo ello, la economía aragonesa está mostrando un mejor comportamiento, que debe atribuirse en buena medida a la Exposición Internacional de Zaragoza, que está modulando la pérdida de impulso general de la actividad y que va a continuar actuando como dinamizador de la economía regional en el segundo y tercer trimestre del año. Sin embargo, la base del crecimiento se ha estrechado, puesto que la industria no comparte el dinamismo del resto de sectores productivos.

Desde el punto de vista de la demanda se observa una fuerte moderación del consumo, mientras la inversión sigue mostrándose dinámica, en la misma línea que el cuarto trimestre de 2007. Así, el consumo de los hogares registraba un crecimiento del 1,9% en el primer trimestre, un punto porcentual por debajo del período precedente y 2,2 puntos menos que en el mismo trimestre del año anterior, en un movimiento de ajuste que intensifica la desaceleración iniciada en el primer trimestre de 2007. Este comportamiento de los hogares sería el reflejo del endurecimiento del acceso al crédito y las subidas de tipos de interés, así como de una mayor cautela en la toma de las decisiones de gasto por la percepción de una desaceleración creciente de la economía.

La inversión experimenta una moderación mucho más suave respecto al trimestre anterior, si bien continúa creciendo con vigor. La inversión en bienes de equipo anota un avance del 7,5% en el primer trimestre, cinco décimas menos que el trimestre anterior, pero 4,7 puntos por debajo del primer trimestre de 2007. Por su parte, la inversión en construcción registraba una tasa de crecimiento del 6,3%, netamente superior a la media nacional, que se quedaba en un 1,3% y que refleja en buena parte el impacto positivo de las obras relacionadas con la Expo, dado el severo ajuste que en la inversión residencial se está produciendo en el conjunto de España.

La información disponible en materia de sector exterior permite hablar de una mejoría en su aportación al crecimiento de la economía aragonesa. Según las cifras de Aduanas, las exportaciones de bienes crecieron en términos corrientes un 9,7% en el primer trimestre del año, mientras que las importaciones experimentaron una contracción del 1,3%, situación esta última que no se producía desde el último trimestre de 2004 y que contribuye a mejorar el saldo comercial.

Desde el punto de vista de la oferta en el primer trimestre de 2008 el crecimiento se reparte de forma desigual. El liderazgo sigue correspondiendo al sector de la construcción, que registra un avance del 4,9%, 1,1 puntos menos que el trimestre anterior y seis décimas por debajo del registro obtenido un año antes. La continuación de los trabajos preparatorios de la Exposición Internacional de 2008 está sin duda sustentando buena parte de este comportamiento.

El sector servicios, que representa en torno al 60% del empleo y producción totales de la economía aragonesa, crece en el tercer trimestre un 3,9%, tasa dinámica, pero seis décimas por debajo tanto del trimestre anterior como del mismo período del año anterior.

El sector industrial sufre un importante ajuste anotando un exiguo crecimiento del 1,0% en el primer trimestre, 1,9 puntos menos que el trimestre precedente y 3,2 puntos por debajo del mismo período del año anterior. A pesar de todo, el ritmo sigue siendo superior a la media nacional, que se queda en un 0,4%.

En suma, Aragón participa de la desaceleración generalizada del ritmo de actividad, si bien sigue creciendo con mayor dinamismo que la economía nacional y europea, situación que debería prolongarse al menos hasta el tercer trimestre del año.

Comentarios