CHA denuncia la poca labor del equipo de gobierno municipal en materia medio ambiental

Coincidiendo con la celebración del día Mundial del Medio Ambiente, desde el grupo municipal de Chunta Aragonesista han realizado una serie de consideraciones de la política medioambiental que el Equipo de Gobierno PSOE-PAR está llevando a cabo, consistente casi en exclusiva en la gestión de los espacios verdes de la ciudad en lugar de utilizar criterios trasversales de sostenibilidad; es decir, al igual que en otros muchos temas, Huesca va a remolque de lo que son políticas más innovadoras manteniendo la postura de “dejarse llevar” que denota poco interés por mejorar nuestra situación y gestión.

Desde CHA consideran que Huesca podría ser una de las ciudades de referencia en gestión medioambiental y cuestiones de sostenibilidad, además de por razones de inteligencia colectiva y de ética. Mientras muchas ciudades están mejorando sensiblemente su medio ambiente con medidas concretas, la capital oscense se queda en el pelotón de cola solucionando pequeños problemas a ritmo de caracol en lugar de plantear una gestión integrada. Hay muchos temas que deberían estar resueltos hace mucho tiempo, como el Plan Global del Agua que no es más que un título; la gran actuación en este año se reduce a sustituir 100 metros de tubería de la traída de Vadiello. No se sabe nada de potabilizadoras, captación de Montearagón, tratamiento de aguas subterráneas, por no hablar de reducción de consumos ni de eficiencia en el uso del agua.

El 25 de enero de 2005 la DPH y el Ayuntamiento de Huesca firmaron un convenio de colaboración para la elaboración e implantación de la Agenda 21 Local en la ciudad de Huesca. En el convenio se recordaba que el concejo oscense ha firmado la Carta de Aalborg en la que se propugna la creación de un modelo de ciudad sostenible mediante un proceso de participación ciudadana para diseñar un Plan de Acción Local. Los aragonesistas señalan que aquí tampoco se ven avances; si algún día se llega a terminar este proceso, podría suceder que los datos estuvieran ya totalmente desfasados.

Se instala madera con tratamiento de creosota (que es cancerígena) en el andador de la vía y de no ser por el Ministerio de Fomento nuestro Ayuntamiento aún estaría haciendo informes; cuestiones tan sencillas, como el Catálogo de Árboles Singulares que lo exige el Plan General de Ordenación Urbana de 2003, sigue atascado en los despachos del Ayuntamiento.

La gestión de residuos es cuestionable, cuando no una vergüenza. Ha tenido que venir el Equipo de Gobierno a imponernos un vertedero de residuos industriales para que los vecinos le saquen los colores con la situación del vertedero actual, que ni siquiera tiene vallado todo el perímetro. ¿Para cuando una gestión eficiente que reduzca y valorice para tener que enterrar la cantidad mínima de desechos?. ¿Para cuando una gestión específica y obligatoria para los envases de los comercios?. Muchas son las preguntas que nos quedan sin responder.

Desde CHA continúan demandando ordenanzas de contaminación lumínica y un mapa de ruido de la ciudad. Las medidas que propone el Código Técnico de la Edificación en relación a energías alternativas y otras cuestiones medioambientales, se quedan en la mínima expresión. La política de concienciación y divulgación a la ciudadanía está reducida a la mínima expresión: se celebra el día del árbol y poco más. Subir el escalón de la Participación Ciudadana no es ni planteable para este Equipo de Gobierno, que con el dúo Sanromán – Lafuente a la cabeza ningunean a las Asociaciones de Vecinos.

Según Luis Gállego “mientras todos los ayuntamientos se aplican en integrar políticas medioambientales, económicas y sociales a través de un plan de acción local, el nuestro está absolutamente parado. Cierto es que en sucesivos Plenos, el Ayuntamiento de Huesca suscribió la carta de Aalborg, se adhirió a la Red de Municipios Sostenibles, se decidió redactar una Ordenanza de Captación Solar, aprobó la Agenda Local 21 de la Cultura, se pasó a formar parte de la Red Española de Ciudades por el Clima, se decidió implantar la Agenda 21 Local.... Todas estas buenas intenciones aprobadas en Pleno hicieron quedar muy bien en su momento al Equipo de Gobierno, pero a partir de ahí, siempre nos han contestado con excusas y con verdades a medias cuando reclamamos el más mínimo interés por cumplir algo de lo pactado. Si se trata de residuos, es responsabilidad de una empresa; la contaminación acústica, lumínica o atmosférica se va a solucionar; la gestión sostenible del agua o el plan integral para recuperar las riberas de los ríos Isuela y Flumen se ignora; la Agenda 21 Local, parada desde el principio; como los constructores alegaron a la Ordenanza de captación Solar, pues no se aplica; con respecto a la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación lo único que se acuerda es que no tenga vigencia en el Casco Antiguo (curioso); ... y, por supuesto, el Ayuntamiento no realiza ninguna compra ambientalmente correcta (ni en sus dependencias se utilizan productos y materiales eficientes y respetuosos con el medio ambiente), cuando está en sus manos definir criterios ambientales en los pliegos de condiciones o en los contratos en vigor y la obligación de cualquier ayuntamiento responsable es predicar con el ejemplo para aumentar la concienciación y coherencia ambiental que buena falta nos hace.”

“Todos estos despropósitos son el resultado de unos intereses políticos que van por otro lado, por no actuar con perspectiva de desarrollo sostenible. El PSOE-PAR sólo quiere hablar de jardines, flores y poco más. La verdadera política medioambiental abarca algo más, actúa de forma trasversal en todos los temas: es integral. Para intentar empujar al Equipo de Gobierno a avanzar en buenas prácticas vamos a plantear una moción al próximo Pleno para que el Ayuntamiento desarrolle una política de compras públicas ambientalmente correctas”, concluye Gállego.

Comentarios