La consejera de Salud y Consumo se reúne con el ministro de Sanidad

La consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, se ha reunido con el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria. El encuentro de trabajo se enmarca dentro de la ronda de conversaciones que el titular del Ministerio está manteniendo con los consejeros de las Comunidades Autónomas.

 

En la reunión, la consejera ha expuesto a Bernat Soria las diferentes líneas de trabajo y las prioridades del Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón. En este sentido, ha hecho referencia a la seguridad y garantías en Salud Pública y Consumo, al impulso a las estrategias de salud en aquellas patologías de mayor prevalencia como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares, así como al grado de cumplimiento de las iniciativas sobre el parto normal. En el encuentro ha explicado también el trabajo que se ha comenzado a desarrollar en Aragón para impulsar los servicios de Atención Primaria.

 

Luisa María Noeno se ha referido a la financiación y a la suficiencia presupuestaria. Así, la consejera ha dicho que se “deben evitar desigualdades entre comunidades autónomas y que debe haber una cartera de servicios que debe ser común”. Asimismo, ha aludido a la necesidad de alcanzar “un pacto con las comunidades y con los grupos políticos para impulsar la protección de la sanidad como un logro del estado de bienestar que debemos valorar y reconocer y al que no se puede renunciar”. En su opinión, este pacto debería alcanzar también a los recursos humanos para “pactar modelos laborales y retributivos”.

 

Igualmente, ha destacado la línea de trabajo que ha comenzado a impulsar Aragón en esta legislatura con la creación de una Dirección General de Atención al Usuario y ha pedido al Ministerio que se trabaje “con los ciudadanos para generar confianza en la sanidad pública y para ello debemos poner al usuario en el centro del sistema y avanzar en sus derechos y garantías”.

 

En cuanto a la falta de médicos, Noeno le ha manifestado al ministro su preocupación por las dificultades para conseguir especialistas, que en Aragón afecta, sobre todo, al medio rural. No obstante, ha aclarado que la homologación de los profesionales “es necesaria”, aunque ha matizado que se deben “reducir los tiempos establecidos para cumplir todos los trámites para que estos facultativos puedan ejercer en nuestro país”.

Comentarios