La Ordenanza de Convivencia Ciudadana, lista para ser aprobada en Pleno

Este jueves el grupo de trabajo de la ordenanza de convivencia ciudadana terminaba de redactar el borrador de la nueva norma. La última parte era la referente a las sanciones, se acordó dar prioridad a las medidas educativas para los no reincidentes. Ahora, el texto, ya consensuado por todos los grupos, pasará a Pleno para ser aprobado.

Una vez que la ordenanza cívica está redactada y consensuada tiene que pasar por los servicios jurídicos y de ahí, a Pleno, donde será aprobada. La idea es que sino puede ser en el Pleno del 27 de junio, se apruebe en el siguiente.

El área de servicios sociales tiene un papel importante en esta nueva ley, se trata de imponer, no solo sanciones económicas, sino también de trabajo a la sociedad. Los no reincidentes podrán pagar sus sanciones con aportaciones a la sociedad. Los grupos destacan el consenso con el que se ha elaborado esta nueva ordenanza.

El grupo de trabajo constituido para elaborar la ordenanza cívica está formado por representantes de los distintos grupos municipales, de FAPAR, del Consejo de Juventud y de la Asociación de Barrios. Además, la Fundación Municipal de Servicios Sociales ha elaborado un plan de trabajo para concretar en cada caso con medidas alternativas.

Los cuatro bloques a regular son: Respeto al paisaje urbano, Comportamiento cívico en la vía pública, Protección del Mobiliario urbano y Botellón. Todo para enseñar los deberes generales que conlleva la convivencia y el civismo.

Por su parte, el PP ha presentado una propuesta de un Plan Global de Civismo que va a ser tratado en el área de Participación Ciudadana. Es un plan más amplio que propone, por ejemplo, la creación de un observatorio de civismo permanente.

Comentarios