La 36 edición del Festival de Cine dice adiós con una divertidísima Mariví Bilbao

Una divertidísima Mariví Bilbao era la protagonista en la ceremonia de clausura del XXXVI Festival de Cine de Huesca, al recibir el Premio Ciudad de Huesca de Cortometraje en una edición del certamen marcada por el recuerdo del desaparecido José María Escriche. Los organizadores hacen un balance satisfactorio de estos diez días de cine; a pesar de que reconocen que la huelga de transportistas también les ha afectado.

Audio sin título

Al recoger el galardón en el Teatro Olimpia de Huesca, Mariví Bilbao derrochaba energía y simpatía, haciendo reír al público en numerosas ocasiones. Bilbao decía que "Aragón es un maravilla, pero Huesca es la pera" y que le temblaban las piernas porque "no merecía el premio".

Mientras, el subdirector de la Fundación Festival de Cine de Huesca, Lázaro Venéreo, hacía un balance satisfactorio de esta XXXVI edición. Ahora, después de que todo el certamen se haya podido celebrar con normalidad, Venéreo reconocía que la huelga de transportistas también ha puesto en aprietos a los organizadores de este festival.

Venéreo anunciaba que los organizadores ya tienen algunas ideas para la próxima edición del certamen, aunque evitaba dar detalles.

Esta XXXVI edición ha estado marcada por el recuerdo de uno de los creadores del Festival y su director durante más de tres décadas, José María Escriche, que fallecía hace poco más de dos meses. Los organizadores, que aseguraban que Escriche había dejado esta edición "muy avanzada", le dedicaban todo el certamen.

Además de Mariví Bilbao, este año también han sido homenajeados el propio José María Escriche, que recibía el Premio Ciudad de Huesca 2008 a título póstumo; y el cineasta francés, Bertrand Tavernier, que recibía el premio Luis Buñuel.