Importante repercusión de la Expo en la economía empresarial oscense

obras expo , pabellón de Aragón, visita , marzo 08

La Expo de Zaragoza, inaugurada el pasado viernes, ha dado trabajo a varias empresas altoaragonesas, que han participado en la construcción de diversos elementos o en la decoración del entorno. Norvental, Grúas Losfablos, IPC, Grafvi Rotulación, Micromat o Vat Vending son algunas de las firmas que han prestado sus servicios. Ello, además de nombres propios como los de Juan José Arenas, ingeniero responsable del proyecto del puente del Tercer Milenio, Raimundo Bambó, arquitecto redactor (junto a César Azcárate) del edificio soporte de los pabellones de participantes, o Isidro Ferrer, diseñador que ha decorado el exterior de ese edificio, ha diseñado un banco corrido cubierto de teselas, o unos grandes toldos.

Norvental, empresa especializada en fachadas de aluminio y vidrio y carpintería, ha trabajado en el entramado metálico que asemeja una cesta de mimbre en el Pabellón de Aragón. Esta labor les ha obligado a diseñar perfiles nuevos y un nuevo sistema de carpintería, de hecho se han diseñado más de 1.500 escuadras en diferentes ángulos. Más de 40 personas han estado trabajando en lo que ha constituido todo un reto.

Otra empresa, Grúas Losfablos participó en la cimentación de gran parte de la Expo, como el Pabellón da Aragón, la plaza temática de la Seo, el Pabellón de España o el Canal de Aguas Bravas. Comenzaron sus trabajos en marzo de 2006, y llegaron a tener entre 8 y 10 grúas, en lo que ha sido una experiencia muy intensa.

Murillo Rafting ha la encargada de realizar un parque espectacular con una gran cantidad de actividades de naturaleza, para vivir el ocio en la Expo. Las obras finalizaron en septiembre y, desde entonces se ha estado probando para dejarlo todo a punto, y se han realizado actividades complementarias y equipamiento del edificio de oficinas. Esta empresa es la responsable, pues, de una importante parte de la imagen del entorno de la Expo.

Por su parte, la empresa IPC de Loporzano, del creador Julio Luzán ha dedicado 3 meses y 10 personas a realizar trabajos para los pabellones de la Santa Sede y Turquía y cuestiones de menor entidad para otros siete pabellones más, como maquetas topográficas, bóvedas, una maqueta de 12x12 metros de todo el Valle del Ebro para el espacio de Ibercaja. Luzán reprochaba que las construcciones se retrasaron por lo que las intervenciones en el interior de los pabellones se han hecho tarde y muy deprisa. Ésta es su tercera Expo, tras Sevilla y Hannover.

El oscense Raimundo Bambó ganó junto a César Azcárate, el concurso del proyecto para el edificio soporte de los pabellones de participantes. Un enorme edificio singular que, tras la Expo, se transformará en oficinas. El arquitecto oscense se muestra realmente orgulloso de su trabajo.

Los oscenses y altoaragoneses que acudan a la Expo, a lo largo de estos tres meses, podrán, pues, disfrutar de la arquitectura, la ingeniería, el diseño y también la diversión, creados por gentes de la provincia.

Comentarios