Los trabajadores de Dequisa reciben con petardos y tracas a los negociadores de la patronal

Los trabajadores de la empresa Desarrollo Químico Industrial S.A , Dequisa, de Sabiñánigo, han recibido a los abogados de la compañía india propietaria, UPL, con silbidos y una traca de petardos a las puertas de la factoría serrablesa. Esta ha sido la tercera reunión desde que anunciaran el cierre de la empresa, en una clara “ maniobra de deslocalización”.

La representación social ha trasladado a la Dirección su total oposición al cierre de la planta, por entender que no existen motivos económicos para ello, dado que del análisis de la documentación solicitada a la dirección no se desprende que DEQUISA Sabiñánigo sea una empresa en crisis.

Asimismo se han transmitido dudas sobre aspectos económicos derivados de la compra por United Phosphorus Limited (UPL) de Dequisa (Grupo Cerexagri) a ARKEMA, que han originado un trasiego de capitales que habrían perjudicado su situación financiera.

La representación de los trabajadores no ha podido contrastar los motivos que la empresa aduce al no haber facilitado un plan de reorganización que al parecer se ha hecho en la sede Europea de UPL y que no dispone de un informe de consultoría en lo que se refiere a España.

También se ha denunciado que se esté intentando manipular a los trabajadores de DEQUISA con falsas promesas sobre salidas y condiciones que en ningún caso han estado en la mesa de reuniones e igualmente se les ha informado de las visitas celebradas por la representación social a las consejerías de Economía y de Industria de la DGA para informar de la situación y del posicionamiento público de las mismas en apoyo de la viabilidad de la planta de Sabiñánigo.

Por otro lado, UGT ha trasladado a la representación de la empresa, que se ha comprometido a comunicarlo a la Dirección de UPL de Europa, la propuesta social de mantener la actividad en la planta de Sabiñánigo, aunque para ello pudiera negociarse algún ajuste de costes.

Se ha podido constatar que la decisión de la Dirección de UPL por la que se pretende cerrar la planta está tomada desde antes de la compra y entendemos que se ha actuado económicamente para perjudicar a DEQUISA. Finalmente decir que los trabajadores se oponen al cierre de la planta y no dudaran en movilizarse si se considera necesario.

Comentarios