La ludoteca de verano de Barbastro abre sus puertas un año más

Un total de 151 niños pasarán desde este lunes por la Ludoteca de verano, que organiza la Concejalía del Área de la Mujer del Ayuntamiento de Barbastro. Este espacio ubicado en el centro escolar Pedro I, se dirige a niños de entre 4 y 11 años y combina las actividades educativas con el entretenimiento.

La ludoteca estará abierta hasta el 30 de agosto de lunes a viernes, en horario de 9 a 14 horas. También existe un horario complementario, de lunes a viernes de 8 a 9 horas y de 14 a 15 horas y los sábados de 9 a 14 horas.

Este proyecto pretende responder a la necesidad de llevar a cabo en Barbastro un proyecto cultural - lúdico - educativo dedicado a los niños, ofreciendo un espacio de juego y unas actividades propias para ellos, que a su vez contribuya a ayudar a la mujer trabajadora y apoyar la inserción laboral de la mujer, según destaca Lola García Guatas, responsable del área de la Mujer del Ayuntamiento de Barbastro.

Las aulas del colegio Pedro I acogerán a los niños inscritos en la primera semana de la Ludoteca de verano organizada por el Área de la mujer y Cruz Roja Somontano con el patrocinio de la CAI. La mayor demanda por parte de los padres se concentra en el mes de julio, cuando un centenar de alumnos asistirán a la Ludoteca. La primera semana de junio lo harán 68 y, en el mes de agosto, la media ronda los 55 alumnos. Aunque el plazo de inscripción está cerrado, todavía se puede optar a las plazas que han quedado libres en el mes de agosto.

Se han creado cuatro grupos diferentes para que cada niño pueda realizar actividades acordes a su edad como apoyo escolar, animación a la lectura, cuenta cuentos y representaciones teatrales, construcción de juguetes, juegos educativos, libres, de equipo y de cooperación, dinámicas grupales, talleres de manualidades, actividades deportivas, actividades de agua en el recinto y alguna sorpresa todas las semanas.

La concejal del área de la mujer explicaba que en esta edición se contará además con una actividad de educación vial en la que un policía enseñará a los niños las principales nociones del tráfico.

También, y como es habitual en la ludoteca, los chavales realizarán una visita al parque de bomberos y se convertirán, por un día, en pequeños panaderos, gracias a la colaboración de una conocida panadería de la ciudad.

Comentarios