El juez ordena la liberación de los cinco rumanos relacionados con el asesinato de Sabiñánigo

El titular del Juzgado de Instrucción número dos de Jaca ordenaba este sábado libertad a las cinco personas de nacionalidad rumana, detenidos el pasado día 18 en relación al asesinato de María Pilar Blasco. El juez tomaba esta decisión puesto que considera que no estarían vinculadas con el crimen.

Según la orden del Juez, los cinco ciudadanos rumanos deberán presentarse en las dependencias del Juzgado cuando les sea requerido. La fiscal que lleva el caso, ya matizaba el pasado viernes en el Juzgado de Jaca que estas personas estaban entonces detenidas, pero no imputadas. En la mañana de este sábado pasaban a declarar ante el Juez, decretando posteriormente su libertad.

Cabe recordar que el Juez del Juzgado número dos de Jaca, que instruye el caso de la muerte de la vecina de Sabiñanigo María Pilar Blasco, decretaba prisión provisional sin fianza para Francisco Javier Puyó, con los cargos de secuestro y asesinato. El caso continúa bajo el secreto de sumario. El detenido sigue en la prisión de Zuera.

La familia de María Pilar Blasco se plantea personarse como acusación particular y está contactando con varios abogados.

COMUNICADO OFICIAL DE LA FAMILIA DE FRANCISCO JAVIER PUYÓ

Por otro lado, la familia de Francisco Javier Puyó, acusado en el caso del asesinato de María Pilar Blasco ha enviado un comunicado a lo medios de comunicación en el que indica lo siguiente:

1º) Manifestamos nuestra más enérgica condena por el terrible asesinato, y expresamos nuestra solidaridad y nuestro pesar a la familia de María Pilar Blasco.

2º) Deseamos el más diligente esclarecimiento de los hechos a través de las acciones policiales y judiciales pertinentes, que obviamente apoyamos.

3º) Mostramos nuestra disposición para colaborar en la medida en que lo requieran las correspondientes autoridades judiciales y policiales, si fuera precisa alguna aportación que sirviera para resolver este caso que nos tiene sumidos en la tristeza y la consternación.

4º) Apelamos, como es preceptivo y moralmente razonable y hasta obligatorio, a la imprescindible y legal figura de la presunción de inocencia.

5º) Si finalmente quedara demostrada la culpabilidad de nuestro familiar, y pese al dolor que comporta esta situación, declaramos nuestro respaldo a la aplicación estricta de la ley, como no puede ser de otra forma.

6º) Esta familia no ha contratado ningún profesional de la Abogacía para defender a Francisco Javier, porque tenemos plena confianza en los mecanismos de la Justicia y la Ley.

7º) Reivindicamos –algo que jamás hubiéramos pensado hacer pero a lo que nos obligan estas trágicas circunstancias- el buen nombre y honorabilidad de sus miembros presentes, pasados y futuros, porque la familia Puyó Giménez ha sido siempre ejemplo de personas trabajadoras, humildes y educadas en los valores humanos.

Comentarios