Cartas al Director: "Un 10 para el 9"

Emilio Betrán

 

Este comienzo de verano, cargado de tantas buenas noticias deportivas, ha traído una que ha borrado la sonrisa de muchos de los oscenses a los que nos gusta el deporte.

 

Supongo que si te hubiera dicho que iba a escribir estas líneas tú, en esa aptitud prudente que siempre te ha caracterizado me hubieras dicho; “déjalo….no merece la pena”.  Una palabra mas alta que otra no es tu estilo, seguro que prefieres marchar en silencio, recoger tus cosas y decir un adiós más bajito que el del último en llegar al equipo. Pasando desapercibido, sin llamar la atención….

 

Han sido muchos años de esfuerzo y dedicación personal, tanto tuya como de los que tienes más cerca:  muchas horas de entreno,  de viajes… hasta llegar a jugar en el equipo de tu tierra, porque supongo que además de llegar, sentirse querido en casa debe ser la leche, ¿Verdad Larry?.  La leche disfrutar y sufrir por algo que sientes tan tuyo, un equipo que estaba en lo más alto cuando eras todavía un niño y que tú y unos pocos ayudasteis a resurgir en una ciudad, que después de estar en el cielo de la ACB pasó a vivir momentos difíciles que amenazaron la continuidad de un Club Histórico.

 

Existen clubs con un palmarés más amplio, con más afición y por supuesto con mayor presupuesto, pero éste al igual que tú, es algo cercano para todos nosotros, al que hemos visto crecer,  con el que hemos sufrido, pero también con el que más hemos disfrutado. Parece que hoy algunos se olvidan que fueron jugadores de ésta ciudad los que comenzaron hace décadas el proyecto de un equipo de Baloncesto que fue creciendo con el tiempo, y que fue también gente de la casa, la que en los momentos difíciles ayudó a recuperar el baloncesto en una ciudad en la que este deporte siempre a tenido un lugar destacado.

 

Extraña decisión la de prescindir del jugador mas carismático, el que más partidos ha disputado y que puede ser un referente para la cantera, en un momento en el que se ciernen negros nubarrones sobre el futuro del Peñas.

 

Ya se sabe esto es deporte y algún día esta relación tenía que acabar, pero duele mucho que hay sido así. Tu esfuerzo, dedicación y saber estar durante una década no se cierran así, con unas líneas en una nota de prensa que tú no merecías protagonizar.

 

Podías jugar mejor o peor, pero el esfuerzo siempre era máximo, la intensidad defensiva contagiaba a tus compañeros y por todo ello el cariño que te demostraba la gente llegaba a emocionar.  Al fin y al cabo esos momentos son los que te quedarán y  que nadie te  podrá quitar por más que algunos quieran ser actores principales de la historia de un club, de la que tú más que nadie, eres protagonista destacado. 

 

Somos una ciudad y un territorio pequeño, donde los fenomenales deportistas no abundan, tú eres uno de ellos, no sólo en lo deportivo, sino también en tu forma de comportarte y de ser.

 

Simplemente sirvan estas líneas para felicitarte, darte las gracias y desearte mucha suerte en todo lo que emprendas a partir de ahora. 

Comentarios