Salud y Consumo y los Colegios Oficiales de Farmacéuticos han firmado un convenio para una actuación conjunta más eficaz y estable

La consejera de Salud y Consumo, Luisa María Noeno, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Pedro Capilla, los presidentes de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Zaragoza y Teruel, Juan Carlos Gimeno y Antonio Mariano Jiménez, y la vicepresidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Huesca, María Pilar Domingo, han firmado un convenio marco en el que se establecen las líneas generales de actuación conjunta en materia de atención farmacéutica y promoción de la salud. Además, y enmarcado en este texto general, se ha firmado un concierto en el que se fijan las condiciones para la ejecución de la prestación farmacéutica en las oficinas de farmacia de Aragón.

 

La suscripción de este convenio, que tiene una duración de cuatro años a partir del 1 de julio y no supone costes económicos a las partes, dota de un marco de colaboración amplio y estable a los diversos conciertos ya vigentes entre las partes y que, con este nuevo ordenamiento, podrán ser gestionados de forma más eficaz.

 

La colaboración entre Administración y Colegios Oficiales de Farmacéuticos arrancó en 1991 con el acuerdo para realizar cursos de formación entre los farmacéuticos. A partir de ahí, se ha trabajado conjuntamente en programas como la prevención del sida, información a pacientes, competencias o tratamientos con opiáceos.

 

 

Actuaciones concretas

 

El convenio firmado esta mañana tiene como fin mejorar los servicios que se prestan a los ciudadanos desde las oficinas de farmacia, estableciendo un marco general de desarrollo y ejecución de los diferentes planes. Entre estas actuaciones están el reforzar y garantizar el acceso a los medicamentos, fomentar la farmacovigilancia sobre todo en lo que se refiere a potenciar la notificación de reacciones adversas a medicamentos, mantener una fluida comunicación y colaboración e implantar la receta electrónica, actualmente en fase de pruebas en la ciudad de Teruel.

 

Este último punto está determinado por el interés que el Departamento de Salud y Consumo tiene en asentar, con carácter inmediato, las innovaciones tecnológicas que faciliten el acceso de los pacientes a los medicamentos y permitan una gestión más ágil de la prestación farmacéutica. Para ello se están usando dos herramientas: la citada receta electrónica y el visado electrónico, que se puso en marcha el pasado mes de marzo.

 

También se encuentra entre las acciones a desarrollar un plan para la creación de un sistema de administración y gestión de los medicamentos en las entidades sociosanitarias que tengan más de cincuenta camas, con independencia de su titularidad. Además, se ha acordado modificar el procedimiento administrativo para la apertura de oficinas de farmacia para dotarlo de mayor seguridad jurídica, transparencia y agilidad.

 

Por último, la firma de este convenio establece una agenda permanente de acciones conjuntas en materia de promoción de la salud, difusión de hábitos saludables, educación sanitaria y prevención de la enfermedad como son los programas de deshabituación tabáquica, prevención solar, prevención de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual y sida, educación nutricional, prevención de los efectos de las temperaturas extremas, prevención y control de legionelosis, uso racional de medicamentos, detección precoz de determinadas enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad, y otros programas específicos dirigidos a grupos de población concretos (celiacos, enfermos renales&).

 

En cuanto al segundo concierto que se ha firmado hoy, se trata de un texto que fija las condiciones en las que las oficinas de farmacia colaboran profesionalmente con el Salud en lo referente a la dispensación de medicamentos y fórmulas magistrales que estén incluidas en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud.

 

La prestación de este servicio se realiza a través de las más de 700 farmacias abiertas al público en Aragón. El primer concierto se firmó en el año 2003 con una vigencia de 3 años y fue prorrogado por acuerdo de ambas partes durante un año.

 

Este nuevo texto, cuya firma tendrá una duración de 4 años, tiene el objetivo de garantizar a los ciudadanos una prestación farmacéutica de calidad. Para conseguir este propósito, tanto los centros de salud como las oficinas de farmacia adaptarán sus sistemas informáticos para implantar la mencionada receta electrónica que permitirá una relación más cómoda, accesible y participativa entre el médico, el paciente y el farmacéutico.

 

Para favorecer el uso responsable de los medicamentos y cooperar en la reducción del gasto farmacéutico, el nuevo acuerdo refuerza el papel del farmacéutico en la dispensación por principio activo, ya que aumenta su capacidad de elección del medicamento a dispensar, que, a su vez, implica un paso adelante en su labor asistencial.

Comentarios