La montañera Marta Alejandre dispuesta a iniciar otra expedición tras el verano

Después de convertirse en la primera aragonesa en coronar un ochomil, lo ha hecho recientemente al ascender el Daulaghiri con Carlos Pauner, la montañera jacetana Marta Alejandre se muestra satisfecha con esta hazaña a la que no quiere dar más importancia, y piensa ya en otras cimas, otros proyectos.

Con todo un verano por delante en el que desarrollar su trabajo como guía de montaña en una empresa de deportes de aventura de Jaca, Marta reconoce que ‘como en casa no se está en ningún sitio’, y por eso hasta que no llegue el otoño no tiene pensado iniciar ningún proyecto. ‘Cada vez que salgo al extranjero me doy cuenta de que el Pirineo no tiene nada que envidiar a cualquier cordillera, y es que nuestras montañas tienen mucho encanto, y aunque quizá no son tan grandes como otras se les puede sacar mucho provecho en otros aspectos más allá de la altura’.

Al coronar el Daulaghiri, Marta Alejandre se ha convertido en la primera aragonesa en coronar una montaña de más de ocho mil metros de altitud, pero la montañera jacetana no quiere darle demasiada importancia y afirma que ‘es algo casual, pero no me obsesiona’. Como tampoco pierde el sueño por coronar los catorce ochomiles, ‘es una cosa que no va con mi filosofía’, y es que Alejandre se mueve por otros motivos.

Le gusta disfrutar de la montaña y tiene muchos proyectos, algunos de mucha altura como el Everest, sueño de todo montañero, pero también otros lugares que no tienen por qué superar la cifra de los ocho mil metros de altitud. Si todo va según lo previsto, Marta iniciará una nueva expedición en otoño, algo que todavía está en el aire, pues el destino sería Nepal, pero por los problemas que hay en la frontera del Tibet habrá que esperar para ver cuál es el destino final de la nueva aventura.

Comentarios