La sanidad aragonesa se encuentra entre las mejor valoradas por los ciudadanos

La sanidad aragonesa está entre las mejor valoradas por los ciudadanos, según muestran los resultados del Barómetro Sanitario 2007 que presentó el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria. La nota media que los usuarios dan al sistema público sanitario de Aragón en este estudio se sitúa en 6,87, la tercera más alta de todo el país.

 

La opinión mayoritaria sobre el funcionamiento del sistema aragonés es que funciona bastante bien o bien para el 75,9% de los encuestados. Además, el 69,5% afirma que acudiría a un centro público en caso de enfermedad grave en lugar de a uno privado (los porcentajes de las preferencias según nivel asistencial se reparten así: el 72,7% para cuestiones de Atención Primaria, el 66,3% para Especializada, el 73,8% para ingresar en un hospital y el 76,6 para Urgencias).

 

Al valorar distintos aspectos de la asistencia sanitaria pública en las consultas de Atención Primaria, la cercanía de los centros y la confianza y seguridad que transmite el médico son los que obtienen una nota más alta (8,25 y 8,01). Algo similar ocurre con la Atención Especializada. Aquí, la valoración de la atención recibida por parte de los profesionales es calificada de muy buena o buena por el 90 2% de los encuestados, uno de los porcentajes más elevados del país. Al detallar los aspectos mejor valorados superan el 7 de nota media el número de especialidades a las que se tiene acceso (7,32), la confianza y seguridad que transmite el médico (7,34), el equipamiento y medios tecnológicos que hay en los centros (7,41), el trato, (7,40), la información que se le ha dado sobre su problema de salud (7,17) y los consejos recibidos (7,08).

 

También es alta la satisfacción de los ciudadanos con los ingresos hospitalarios. La atención recibida en el hospital fue calificada de muy buena o buena por el 88,9% de los encuestados. Unos porcentajes muy similares presenta la respuesta a la atención recibida en Urgencias (el 90,7% la consideró muy buena o buena). En este caso, además, los pacientes también destacaron la rapidez de la atención (el 81,3% consideró que había sido atendido con mucha o bastante rapidez).

 

En general, se considera que los servicios sanitarios han mejorado en los últimos cinco años. De esta forma, el 42,5% piensa que la Atención Primaria ha ido a mejor, porcentaje que se sitúa en el 37,6% para las consultas de Atención Especializada (en este ámbito la opción de sigue igual llega al 41,2%) y en el 43,6% en hospitalización. Mientras, es mayoritaria la opinión de que la situación sigue igual en torno a las listas de espera en el último año (57,1%), si bien el 47,5% opina que las autoridades sanitarias sí están llevando a cabo acciones para mejorar los tiempos de demora.

 

Las esperas son la cuestión peor valorada por los ciudadanos, coincidiendo con lo que ocurre en el conjunto nacional. En Atención Primara, las notas más bajas corresponden a los tiempos de espera hasta que el médico ve al paciente desde que se pide la cita (6,81) y el que se tarda en hacer las pruebas diagnósticas (5,51), si bien la puntuación está por encima de las medias nacionales, del 6,32 y 5,26 respectivamente. En Atención Especializada, lo peor valorado es el tiempo de espera hasta entrar en consulta (5,34), la facilidad para conseguir cita (5,18) y los tiempos que tarda el médico en ver al paciente desde que pide cita (4,73) y el que se tarda en hacer las pruebas diagnósticas (4,79).

Comentarios