Según CHA, el PSOE incumple sus compromisos políticos para dar una solución al conflicto del Sahara

 

 

Desde el año 2002 el grupo municipal de Chunta Aragonesista en Uesca espera que se cumpla el acuerdo de pleno por el que nuestro ayuntamiento se debía hermanar con una wileya de los Campamentos de Refugiados saharauis en Tindouf.

En la presente legislatura se ha estado trabajando en la comisión de relaciones Institucionales para hacer realidad este acuerdo, pero en el último momento el PSOE ha negado la mayor. En concreto se ha trabajado durante estos últimos meses con la posibilidad de hermanarnos con Dajla. Trabajo que ahora no sirve para nada.

En una carta remitida por Ramón Zapatero, Subdelegado del Gobierno en Uesca, el 26 de junio se desaconseja este hermanamiento con el siguiente argumento:

De esta forma se nos ha comunicado en dicha comisión que los apoyos a la población saharaui serán de todo tipo (económico, asistencia técnica, mandando material de segunda mano,...) pero que no se va a realizar el hermanamiento.

Cha entiende que el PSOE no quiere afrontar la solución desde un punto de vista político, sino que se quiere quedar en simples medidas de carácter humanitario. Algo que nos parece insuficiente después de largos años de sufrimiento por parte de la población Saharaui. De esta forma entendemos que el PSOE, una vez más, incumple su programa electoral que, para Chunta Aragonesista, es un compromiso con la ciudadanía y no un simple documento de papel mojado.

 

Programa electoral PSOE 2008:

España apoya las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario bajo el auspicio de Naciones Unidas, con el fin de alcanzar para el conflicto del Sahara, en le marco del derecho internacional, una solución política justa, duradera, democrática y aceptable para todas las partes implicadas que permitan la autodeterminación del pueblo saharaui.

 

“En el estado español más de 250 ciudades han concretado desde hace años pactos de hermanamiento o acuerdos de cooperación con comunidades de los campamentos de refugiados. Creemos, y en el acuerdo de 2002 todos estábamos de acuerdo, que la solución al conflicto es política y no se resuelve con ayuda humanitaria. Esta ayuda es necesaria pero insuficiente. Uesca optó por dar un giro a las relaciones con la población Saharaui con un mayor grado de compromiso. El PSOE de Uesca ha vuelto a defraudarnos al incumplir una acuerdo de pleno, pero en este caso no es un acuerdo más. Es un acuerdo que reconoce la dignidad de un pueblo que en estos años de dura supervivencia en el desierto nunca la ha perdido. Si el problema es que el estado español no reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática es fácil de solucionar. Y a es hora de que haga este reconocimiento” Concluye Luis Gállego

Comentarios