Monzón prepara una fiesta para celebrar la variante

El día 18 de julio está previsto que se ponga en marcha la variante de Monzón, el primer tramo de la autovía A-22 , Huesca- Lérida desde el Ayuntamiento a través de las concejalías de Turismo, Juventud y Festejos están preparando una fiesta para el siguiente fin de semana.

Según ha explicado Fernando Heras la fiesta se hará en la travesía de la N-240, que se cerrará para convertir la zona en un gran escenario en el que habrá actividades desde los más pequeños hasta los más mayores la fiesta se alargará todo el día. Será la primera vez que se cierre al tráfico, ya que antes no se podía al ser nacional.

Con la Variante en marcha, Monzón negocia con Fomento el convenio para recibir la travesía convertida en un gran bulevard.

 

Cabe recordar que las obras de la Variante de Monzón fueron adjudicadas en septiembre de 2004 a la Unión Temporal de Empresas formada por Fomento Construcciones y Contratas S.A. y JOCA Ingeniería y Construcciones S.A por un montante de 48.6 millones de euros. La Variante tendrá tres enlaces para solucionar otras tantas intersecciones en Fonz, Almunia y Monzón Este.

 

El acceso a Castejón del Puente, de una manera provisional, se realizará con una rotonda a nivel al final del tramo, mientras se ejecutan las obras del proyecto de la siguiente actuación correspondiente a la variante de Barbastro.

 

 

La variante de Monzón tiene cuatro conexiones con la Nacional 240 , las ya comentadas en Castejón del Puente y Binéfar, más las entradas por Fonz y Almunia de San Juan que sirven de conexión al polígono de Paúles.

 

En la ejecución de la variante se han construido varios puentes, uno de ellos en el río Sosa con una longitud de 320 metros y enlaza el cerro del Salobrás y el que da a la Valle Tamarite. El del Cinca tiene una longitud de 295 metros y se ubica a la altura de Ariéstolas.

 

De esta manera, la variante de Monzón estará operativa para la operación salida de agosto, por lo que la ciudad dejará de ser el semáforo de Aragón.

 

 

La A-22 medirá en total unos 108 kilómetros y su ejecución supondrá un gasto de más de 360 millones de euros. Esta autovía es la parte más larga del eje entre Pamplona-Huesca y Lérida, pero no es la más cara. Los 57,6 kilómetros de la A-23 (entre Jaca y Nueno) se traducirán en una inversión de cerca de 410 millones de euros, pues las especiales características orográficas exigen desembolsos mayores. El enlace entre Jaca y el límite con la provincia de Navarra (A-21) medirá algo más de 55 kilómetros y costará más de 343 millones de euros.

Comentarios