CCOO reafirma la defensa del poder adquisitivo de los trabajadores como sostén del consumo

La elevada inflación que sufre la economía aragonesa, con un repunte del 0,7% en junio, está castigando gravemente a las economías familiares, especialmente las de menores rentas, que se ven gravemente afectadas por el incremento continuado de los precios de los bienes de consumo más básicos. Esto se está traduciendo, según constata ya CCOO Aragón, en “una reducción del consumo por parte de las familias, que retroalimenta el proceso de desaceleración económica y de crecimiento del paro”.

CCOO recuerda que “los salarios no son, en ninguna medida, responsables de la actual coyuntura” y defiende el mantenimiento del poder adquisitivo de las rentas salariales. Para ello, marcan como puntos prioritarios el establecimiento de cláusulas de revisión salarial en todos los convenios, la consecución de incrementos iniciales superiores a las previsiones oficiales de inflación –por carecer “de la más mínima credibilidad”–, y sitúan estas subidas entre el 5,1% en el caso del salario mínimo interprofesional y el 8% para los sectores con salarios estructurales bajos, inferiores a los 1.000 euros mensuales.

El sindicato considera “muy preocupante” el dato del IPC del mes de junio, que eleva la tasa de inflación una décima por encima de la media española, situando a nuestra comunidad como la segunda más inflacionista junto a Cataluña y Castilla-La Mancha, y por detrás de Canarias con un 0,8% de incremento mensual. Con este dato la inflación interanual alcanza el 5,5%, la segunda más alta por detrás de Castilla-La Mancha (5,6%), medio punto por encima de la del conjunto del Estado (5%) y 1,6 puntos más que la media de los países de la Unión Europea (3,9%).

La central considera que, al margen de las repercusiones desfavorables de los productos energéticos, el principal responsable del diferencial de inflación con los países de la Zona Euro es “el mal comportamiento de nuestro mercado interior, especialmente derivado de los sectores de la distribución y los servicios cuyo diferencial de inflación con el resto de economías europeas se sitúa en casi dos puntos”.

El mayor aumento de precios durante este mes se produce en transportes con un 1,8%; hoteles, cafés y restaurantes, con un 1,5%; vivienda, con un 1,1% y el grupo de vestido y calzado, con un 0,7%. Durante el último año los grupos de bienes que más se han encarecido han sido el transporte, un 9,7%, seguido por vivienda, con un 9,2%, y alimentación, con un 8,2%.

Finalmente, CCOO Aragón exige un cambio urgente en la política económica del Gobierno, que actúe sobre las causas de la inflación estructural, que atribuye a la falta competencia real en determinados sectores. Además, el sindicato pide reorientar la política fiscal, poniendo fin “al incremento de las tasas y los impuestos indirectos, que graban al consumo y que son injustos e inflacionistas”. Asimismo, consideran que hace falta realizar un giro hacia una fiscalidad “más eficiente y progresiva que grave las rentas de capital elevadas y sobre las empresas especuladoras que obtienen altos beneficios de forma rápida”.

Comentarios