Cartas al director: No al cierre de la estación de Tardienta

José Barba Sancerni

Portavoz de CHA en el Ayuntamiento de Tardienta

La reciente notificación a los trabajadores de la estación de ferrocarril de Tardienta por parte del Departamento de Recursos Humanos del ADIF en la que se les comunicaba la intención de dejarla sin personal ha recibido el rechazo unánime, cómo no podía ser de otra manera, del Pleno Municipal de Tardienta, el pasado día 1 de julio y del Pleno Comarcal de Los Monegros, el pasado día 3 de julio.

La estación de ferrocarril de Tardienta es la única en la comarca de Los Monegros, y entre Huesca y Zaragoza que aún conserva personal de circulación. Es el punto de enlace de la línea convencional de Huesca-Canfranc con la de Barcelona, tiene una línea de alta velocidad que es de vía única hasta Huesca, y desde el pasado mes de junio es el punto en el que hacen los transbordos los trenes nocturnos Pío Baroja (Barcelona-Gijón-Salamanca-Hendaya-Bilbao para evitar el paso por la estación de Miraflores en Zaragoza, que se encuentra en obras.

El cierre de la estación con la puesta en marcha del sistema CTC (control de tráfico centralizado) supondría un mazazo para el municipio de Tardienta, cuyo desarrollo ha estado ligado siempre al ferrocarril, ya que conlleva una reducción considerable de puestos de trabajo, una disminución más que evidente de los servicios que esta presta al viajero, que se encuentra solo y sin saber si una incidencia ha provocado un retraso en el servicio o si directamente se ha suprimido.

Como ha ocurrido en el resto de estaciones sin personal, el abandono lleva a la degradación y al vandalismo, claro ejemplo lo tenemos en Sariñena, capital de Los Monegros, donde el aventurado viajero se encuentra solo ante el peligro, especialmente en horarios intempestivos, su estación ni tiene sala de espera, ni servicios higiénicos, ni teléfono...

Tras la reunión del miércoles 9 de julio del Comité de Empresa del sector de Huesca con el jefe de recursos humanos de la gerencia operativa de Barcelona de Adif, el cierre de la estación va a ser parcial, afectando al turno de noche, aunque la amenaza del cierre total no se ha disipado, se ha retrasado a enero de 2010. En otras palabras, una pérdida absoluta de calidad del servicio, una espiral viciada que va conduciendo inexorablemente a este cierre total y definitivo de la estación.

Todo esto a pesar de que en diciembre de 2007 entró en vigor la Ley 45/2007 de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, contra cuyos principios atentan directamente estas decisiones.

La apuesta por el mundo rural se demuestra con los hechos y de momento esto es lo que nos presenta el Gobierno de Zapatero.

Comentarios