El escenario de Sallent reanuda el laboratorio de I + D de Pirineos Sur

Tras la obligada suspensión del pasado sábado por las condiciones climatológicas adversas que no garantizaban la seguridad en los conciertos, la música volvió al Valle de Tena, en esta ocasión para abrir la programación del escenario sallentino. El domingo con Maghrebika y el lunes día catorce Jaman Moussaid y Abdehadi Illi los que compartían esta vez escenario con Youssef El Mejjad. Un espacio especialmente singular. Un punto donde suelen presentarse artistas prácticamente desconocidos, muchos de ellos actuando por primera vez, no solo en España si no también en Europa, convirtiéndose en lanzadera, en laboratorio de investigación y pruebas.

Es el recinto de I + D del Festival, un lugar donde los nuevos artistas cuentan con los mejores equipos para mostrar su trabajo y un público que siempre llena el espacio esperando descubrir esas nuevas propuestas de las que más adelante se hablarán. Una apuesta más de un Festival que entiende que el riesgo y el dar oportunidades es parte de su filosofía, una de sus señas de identidad.

Maghrebika es un grupo que procede de Orán. Una propuesta múltiple que va más allá de la que se puede ver en directo, encabezada por Abdelkader Belkacem y Abdelaziz Lamari que explora territorios cercanos al trip-hop, el dub, la electrónica y la música del club. En su camino se encontraron con Pat Jabbar, alemán de Hamburgo, que ha producido algunas de las propuestas más innovadoras del Magreb en su apuesta por la fusión de las músicas del norte africanos y las centroeuropeas, y con Bill Laswell otro de los productores donde la excelencia suele ser la base de sus trabajos. Con esos mimbres es seguro el resultado.

Las profundas creencias religiosas de sus impulsores les impiden participar en este tipo de eventos a los iniciadores del proyecto, pero eso no es óbice para que otros integrantes del colectivo mantengan perfectamente la invitación a disfrutar de esta gentileza musical que vuelve a mostrar que la mayoría de los tópicos que se tienen de las músicas Magreb, como del resto de lo que ocurre en sus sociedades, poco tengan que ver con la realidad.

El lunes con los marroquíes Jaman Moussaid y Abdehadi Illi los que compartían esta vez escenario con Youssef El Mejjad, líder de Amira Saqati proyecto del que también forma parte el ya mencionado Jabbar que en la noche sallentina se encarga de los mixes. Más de noventa minutos de innovación, carácter, elegancia, veteranía y buen hacer. Desde el tema inicial “Bledstyle” hasta “From Mecca to Najat”, una mezcla sutil de músicas y estilos; del jazz al tradicional, pasando por el dub y las raíces. Cada vez es más que evidente que las etiquetas musicales son un pretexto exclusivo para vender producto. La diversidad musical es mucho más que todo eso y los artistas con perfiles claros van más allá, para el bien de la música y de los que disfrutamos con ella.

Comentarios