La Delegación Territorial logra una sentencia firme que sanciona el afeitado de dos toros en 2006

La Delegación Territorial de la DGA en Huesca ha logrado hacer firme una sentencia que sanciona a dos ganaderías que presentaron toros con astas afeitadas en el coso taurino oscense el 9 y el 10 de agosto de 2006. Hasta ahora, la mayoría de los casos similares a este habían sido desestimados por defecto de forma.

Audio sin título

La satisfacción es evidente en la Delegación Territorial, ya que estos casos es muy difícil de llevarlos hasta el final. Y es que no ha sido uno, sino dos los ganaderos que tendrán que desembolsar 4.500 y 8.000 euros por haber presentado toros afeitados al Coso Taurino Oscense. Las ganaderías sancionadas son la de María José Barral de Sevilla y la de González Sánchez Dapl respectivamente.

Para que la sentencia haya sido firme se ha tenido que llegar a demostrar que fue el ganadero el responsable del afeitado, algo que ha quedado suficientemente probado, especialmente en el caso del toro de González Sánchez Dapl, ya que este presentó recurso ante el tribunal de lo Contencioso Administrativo, desestimando dicho tribunal el recurso y haciendo firme la sentencia y, por tanto, haciendo prevalecer los fundamentos jurídicos de la Delegación Territorial.

Las sanciones ha recaído, como marca la legislación vigente, en los dos ganaderos, aunque a nadie se le escapa que el ganadero solo hace lo que le dicen los matadores que tienen que lidiar las reses. Los dos toros sancionados fueron lidiados por el Juli, en el primero de los casos, y por Francisco Rivera Ordóñez en el segundo.

Además, como quiera que los toros tienen que ser sorteados, es práctica habitual, ha señalado el Presidente de la Plaza de Toros de Huesca, Antonio Riva, el que estén afeitadas todas las reses de esos dos días, aunque eso es algo que a día de hoy es imposible demostrar.

Comentarios