Pirineos Sur regresa a Lanuza con el duelo musical de París vs Argel

Este jueves por la noche el enfrentamiento garantiza al público diversión y pasión, ya que estará protagonizado por dos pesos pesados de la música magrebí, Idir y La Orquesta Nacional de Barbés, que regresa a los escenarios con el que es su tercer trabajo. La fiesta de los de Barbés y el máximo exponente de la música calibeña, Idir, unidos para disfrutar de un gran duelo de titanes.

También continúan los conciertos para público familiar con dos propuestas muy originales, la Orquesta Fireluche y Sonidos de Barro. La primera es una formación musical de juguetes, que ofrece un curioso espectáculo a partir de la composición de temas con instrumentos construidos con objetos convencionales y cotidianos, como teteras, cazuelas o cazos. La imaginación al servicio de la música. El concierto será el concierto del jueves en la carpa de Sallent. El viernes, llegarán los Sonidos de Barro de Ernest Martínez. Percusionista y profesor de percusión étnica, Ernest propone un concierto, nada ortodoxo, que versará sobre la musicalidad y los sonidos que producen instrumentos construidos con barro. La hora y el lugar es el mismo que el del anterior.

El combate del jueves es el preludio de un gran fin de semana en Pirineos Sur, ya que llegan a Lanuza dos de los más conocidos músicos africanos, Alpha Blondy, que actuará el viernes junto a Ismael Isaac, y Johnny Clegg, que lo hará el sábado, precedido de Tumi and the Volume. Antes de ellos, esta noche, en Sallent de Gállego, actuará el rapero marroquí más popular y controvertido de Marruecos, Bigg. Siguiendo la actuación habrá una amplia delegación de periodistas marroquíes, fruto de un convenio entre Pirineos Sur y Casa Árabe-IEAM, con el que se da continuidad a la apuesta que el Festival Internacional de las Culturas viene realizando por la nueva realidad musical que se está produciendo en el país vecino. Apuesta que se inició hace dos años con Darga, el pasado año con H-Kayne y colaborando en la edición de "La Guía de las Músicas del Magreb", donde Luis Calvo, director del festival, es responsable de uno de los capítulos y hay una buena selección fotográfica de artistas magrebíes que han pasado por Pirineos Sur en las anteriores ediciones.

Además, en las actividades paralelas Pirineos sur también afronta un fin de semana muy completo. Tras finalizar el día 17 el primer taller, el sábado y el domingo tiene previsto iniciar el segundo, que versará sobre la percusión africana y será impartido por Djamil Tima. El taller será en el polideportivo de Sallent de Gállego y por la tarde, el percusionista, acompañado del Grupo Yelel recorrerá las calles de la localidad para extender la música y los ritmos africanos por todos los rincones de Sallent. El pasacalles comenzará a las ocho de la tarde y tendrá su punto final en los Mercados del Mundo.

Con relación al concierto del jueves en Lanuza, es el duelo de dos titanes de la música magrebí, Idir y La Orquesta Nacional de Barbés, a partir de las diez de la noche. El verdadero nombre de Idir es Hamid Cheriet, nacido en Aït Lahcèn, en 1949, es el máximo exponente de la música calibeña y el artista bereber más conocido, siempre luchando por los derechos de su pueblo. Se metió en el mundo de la música gracias a sus amigos de la radio local donde residía y tuvo que adoptar el nombre de Idir para ocultar a su familia su carrera artística. En 1973 tuvo que hacer una sustitución a un cantante en Radio Argelia, e interpretó “A Vava Inouva”, convirtiéndose en una canción muy popular. Tres años después, publica un LP con el mismo título y el disco se convierte en un trabajo imprescindible en la música popular del siglo pasado.

Las canciones de Idir se caracterizan por su compromiso social e intimismo , pero sin olvidar el ritmo que hacen que algunos de sus temas sean pinchados en las pistas de baile de la world music. Idir piensa que “una canción tiene más valor que mil discursos” y que frente al aburguesamiento del rai, el rap y la música calibeña han ocupado un papel de protesta, y a sus intérpretes les ha llevado a vivir en continúa amenaza, incluso a algunos de ellos a la muerte, como su buen amigo Matoub Lounès. Su discografía no es muy extensa, ya que entiende que “los discos son como los hijos a los que hay que tenerlos cuando realmente se desean”. Su último trabajo, “Un país de colores” es un guiño a la diversidad étnica de Francia y cuenta con la especial colaboración de los jugadores de la Selección de Fútbol de Francia en los coros, entre ellos Zidan.

La Orquesta Nacional de Barbés es, por su parte, un reflejo de la realidad que se vive en el barrio parisino de Barbés. Situado a los pies del Sagrado Corazón, sus calles están llenas de restaurantes de cus-cus y bares cargados de humo, en los que suena la música oriental. En medio de este ambiente se encontraron las personas que en 1995 formaron La Orquesta Nacional de Barbés. Músicos experimentados, algunos con discos de éxito grabados en solitario, que reúnen la riqueza sonora de África, desde el norte hasta las tierras donde el Sahara comienza a abrirse paso, haciendo hincapié en los ritmos más festivos y tomando como base la tradición para adaptarla a los sonidos de hoy.

Su primer disco fue grabado en directo en 1997, y han pasado por los principales escenarios de Europa y América. Su popularidad creció gracias al boca a boca y a la fuerza de sus presentaciones y directos. De este primer trabajo, En concert, lograron vender más de cien mil ejemplares. El pasado febrero sacaron al mercado su tercer disco, lo que supone el retorno de la banda tras varios años de silencio. En él, la Orquesta Nacional de Barbés recupera su peculiar combinación de rai argelino, música andalusí, reggae y rock, y ante todo mucha fiesta y diversión.

Comentarios