El IASS no asume la financiación de los hermanos de la Cruz Blanca

Casa Hermanos de la Cruz Blanca, abril 08

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales ha comunicado a los Hermanos de la Cruz Blanca que no dispone de consignación presupuestaria para asumir el pago de 670.000 euros que el Gobierno de Aragón había comprometido para financiar el nuevo hogar de la citada congregación. Los voluntarios de los Hermanos aseguran que el Director Gerente del Instituto había comprometido la mencionada partida y que ahora no asume ese compromiso dejando en entredicho la viabilidad del Centro.

Desde la Consejería de Política Territorial, Justicia e Interior sí se ha asumido las cantidades comprometidas, que en este caso eran de 300.000 euros, sin embargo, el Instituto Aragonés de Servicios Sociales ha comunicado a los Hermanos de la Cruz Blanca que no contempla el pago de 670.000 euros que había comprometido públicamente el Gobierno de Aragón.

Entre los voluntarios de los Hermanos de la Cruz Blanca, hay un sentimiento de indignación. En una nota de prensa los voluntarios recuerdan que El Director-Gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, Juan Carlos Castro Fernández, visitó el nuevo edificio el 25 de enero de este año y reiteró, delante de algunos responsables del voluntariado, su compromiso de aportar para el ejercicio 2008 la partida financiera que les correspondía y que permitiría la finalización de las obras, partida cifrada en 670.000 euros.

Sin embargo, en la última reunión que mantuvieron los Hermanos de la Cruz Blanca, Juan Vela y Javier Cao, en la Gerencia del Instituto Aragonés de Servicios Sociales en Zaragoza, el mismo Director que meses atrás hacía las promesas, desestimó la ayuda.

Los voluntarios no descartan realizar movilizaciones para denunciar, ante la opinión pública, las consecuencias que esta decisión traerá y que afecta directamente a la apertura del Centro.

La construcción de la nueva Casa se encuentra en la fase final y se tenía previsto realizar el traslado para finales de este mes de julio, contando con la aportación económica del Gobierno de Aragón para sufragar la importante deuda que se tiene con la empresa constructora “Acciona”. Esta inesperada circunstancia obliga a todos a replantearnos la situación del Centro, que aunque terminado, tampoco cuenta con los servicios de agua y luz, y no dispone aún de la cédula de habitabilidad.

El traslado debe ser inminente, la Casa familiar San Lorenzo no cuenta con las condiciones de seguridad necesaria, no tiene capacidad de evacuación en caso de emergencia, y además, la nueva sede está generando un gasto de mantenimiento, difícil de asumir por Cruz Blanca, señalan los voluntarios.

Comentarios