Osca XXI presenta alegaciones a la nueva ordenanza reguladora de actividades de hostelería

La Federación de Asociaciones de Vecinos “Osca XXI” ha comunicado que inicia una serie de acciones ante el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Huesca para seguir defendiendo la convivencia del ocio y el descanso en las zonas de bares de la ciudad. Osca XXI señala que ha interpuesto ante la DGA un recurso de alzada a fin de que se desestime la nueva compatibilidad de usos aprobada, así como que presentará alegaciones a la nueva ordenanza municipal reguladora de las actividades de hostelería.

Según señala la Federación de Barrios, el pasado mes de mayo el Ayuntamiento de Huesca denegó las solicitudes de café cantante demandadas por ocho establecimientos por contradecir el Plan General de Ordenación Urbana. Con fecha 4 de junio el ayuntamiento remitió una documentación al COTA a fin de subsanar “errores materiales de hecho ó aritméticos” detectados en el texto refundido del PGOU antes de su aprobación definitiva dos días más tarde, el 6 de junio, según Osca XXI.

Al parecer, el incumplimiento primero tiene que ver con la actividad incompatible en área residencial y el segundo con las características de distancias y aislamientos de los locales, entre otras cuestiones.

El incumplimiento segundo, denuncia la Federación de Barrios, se realiza con la ordenanza municipal reguladora de las actividades de hostelería, a través del “pacto” ofrecido a los locales actuales independientemente de la licencia concedida y de sus condiciones físicas.

Es por ello que Osca XXI ha interpuesto un recurso de alzada a fin de que se desestime la nueva compatibilidad de usos aprobada, así como que presentará alegaciones a la nueva ordenanza municipal reguladora de las actividades de hostelería.

Se indica en el comunicado que “desde la gestión municipal no se deben alentar el enfrentamiento ni perjudicar derechos de terceras personas, que nada tienen que ver con la actividad desempeñada en según que locales”. Además “instamos a los responsables municipales a que se reconsidere definitivamente un área de ocio donde sea posible desarrollar estas actividades, ya que consideramos que éste no es un problema exclusivamente normativo, más bien es un problema de convivencia”.

También concluyen indicando que “existen determinadas fechas en las que los bares y restaurantes deben permanecer abiertos para dar servicio, como son las fiestas de San Lorenzo y otras análogas. El resto del año quien quiera divertirse debería poder hacerlo en un sitio cercano y bien comunicado sin que por ello molestara a vecinos e industriales en su descanso y actividad”.

Comentarios