Concluye el plan directorio de la Colegiata de Alquézar

Con la restauración de la capilla del Santo Cristo y el retablo de San Nicostrato han terminado todos los trabajos de rehabilitación en la colegiata de Alquézar contemplados en el plan directorio de 1994, que han supuesto una inversión total de 1.700.000 euros financiados por la Diputación General de Aragón. Ahora sólo queda acondicionar en el exterior, la escalinata y la muralla. La consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, que visitaba las últimas actuaciones, destacaba que el patrimonio ha convertido a Alquézar en un referente para el turismo y desde el Gobierno de Aragón siempre han apostado por recuperar y conservar el patrimonio.

Con el plan directorio se ha restaurado el altar mayor, claustro, pinturas murales, retablo de Santa Ana y Santa Engracia, Cristo Románico, y la nave central y las capillas laterales. La colegiata de Alquézar ha sido motivo de numerosos trabajos de conservación en los últimos años por parte del Gobierno de Aragón por su belleza arquitectónica y su importancia histórica. El alcalde de Alquézar, Santiago Santamaría, señalaba que el trabajo que se ha realizado en los últimos años en la Colegiata ha sido muy importante.

El obispo de la diócesis de Huesca, Jesús Sanz, agradecía a la Diputación General de Aragón la “sensibilidad especial” que ha tenido para recuperar el patrimonio de la provincia de Huesca, al mismo tiempo que destacaba la importante inversión económica que se ha realizado.

Las filtraciones de agua detectadas en 2007 llevaron a la redacción de un proyecto de restauración en la Capilla basado en la reducción de humedades y la estabilización de los materiales constitutivos. Se ha llevado a cabo una limpieza general, la eliminación de sales así como el sellado de grietas y fisuras. Esta Capilla del Santo Cristo data del S. XVII.

También desde 2007 los alumnos de la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Huesca han trabajado en un proceso de conservación y restauración del retablo de San Nicostrato, del siglo XVII, un trabajo enmarcado dentro de la política de recuperación de bienes inmuebles de Aragón como parte de un proceso de formación práctico de alumnado de esta escuela.

La Colegiata de Alquézar ha sido motivo de numerosos trabajos de conservación en los últimos años por parte del Gobierno de Aragón por su belleza arquitectónica y su importancia histórica. En 2001 y 2002 se trabajó en la limpieza de la decoración de su claustro. Posteriormente se procedió a la restauración de su interior a través de un proyecto que supero los 800.00 euros. Estos trabajos comenzaron en marzo de 2005 y terminaron en 2007 tras haber intervenido en el cerramiento de las vidrieras de los ventanales, lo que ha hecho posible recuperar la luz original de su interior.

En los últimos años se han ido acondicionando los espacios de la sacristía y el antiguo archivo para utilizarlos como zona museable donde exponer de forma ordenada el conjunto de bienes de la iglesia. Además en la zona sur, se eliminaron diferentes capas de pintura gracias a lo cual se encontró parte de la decoración pictórica del siglo XIV.

En 2006 comenzaron los trabajos de restauración del retablo mayor, una pieza tallada en madera, dorada y policromada perteneciente al segundo renacimiento aragonés. Su construcción tuvo lugar entre 1570 y 1593 y está dedicado a la Asunción de la Virgen.

Comentarios