José Manuel Broto expone su serie “Cristal”, en el Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña

El claustro del Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña (Huesca) alberga desde el 30 de julio, y hasta el próximo mes de octubre, la exposición “Cristal”, que recoge 32 obras de gran formato de tintas sobre papel del artista zaragozano, José Manuel Broto.

 

La muestra reúne impresiones digitales que forman parte de un grupo de bocetos o ideas que Broto ha ido desarrollando como trabajo previo de un proyecto de vidrieras para una capilla. Se trata de “ideas de luz”, según él mismo explica, que ha ido trabajando con el ordenador y que, en conjunto, “suponen un estudio de la transparencia, cualidad del cristal, pero también una característica de toda la obra del artista”.

 

La exposición está organizada por la dirección general de Turismo del Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, y comisariada por Dolores Durán. Se inaugura este mediodía, en un acto en el que están presentes el artista, la comisaria de la muestra y el viceconsejero de Turismo del Gobierno de Aragón, Javier Callizo Soneiro.

32 obras de gran formato

 

Las obras expuestas son de gran formato (200 cms x100 cms), están realizadas en tintas pigmentadas sobre papel y suponen un ejercicio de madurez del artista pues, según definie Dolores Durán “se mueve en territorios alejados de la mera pincelada que destacaba en su obra anterior. La generación de imágenes por ordenador le aporta al resultado una nueva dimensión tanto cromática como textural”.

 

Este acercamiento al medio informático es puro, ya que el artista permite que sea el azar de la máquina la que cree, sin necesidad de basarse en imágenes escaneadas o recortadas que pudieran condicionar el resultado. Es lo que el propio Broto califica como la “pureza técnica”, en la que todas las imágenes están elaboradas con el ordenador “de principio a fin”. Las gigantescas propuestas que ahora se exponen se alejan, por tanto, de la influencia de maestros góticos y de otros referentes conscientemente, rechazando la estética al uso de la manufactura de las vidrieras. En opinión de Durán “el reto para el artista es plasmar la pintura dirigida por la luz sobre el cristal, la pureza de las formas ensambladas en amalgamas cromáticas”.

José Manuel Broto, el reconocimiento internacional

 

Nacido en Zaragoza, José Manuel Broto comienza a pintar composiciones neofigurativas pero pronto se decanta por el informalismo, realizando sus primeras obras de corte constructivista- que él denomina "bajorrelieves"- e incluso participando en las exposiciones de los artistas constructivos.

 

A principios de los setenta se traslada a Barcelona, donde entrará en contacto con otros creadores e intelectuales con los que llevó a cabo la revista “TRAMA” que dará nombre al grupo. Además de esta revista de la que solo se llegaron a publicar tres números, pusieron en marcha otra publicación literaria bajo el nombre de “DIWAN”.

 

Este colectivo compartía los principios artísticos que preconizaban la "vuelta a la pintura" y seguía una orientación política de ideología marxista y maoísta con influencias de la teoría psicoanalítica de Freud y Lacan. El grupo Trama llevó a cabo infinidad de actividades y se disolvió a finales de los setenta.

 

La obra de Broto ha sido también relacionada con algunos postulados minimalistas; de hecho él es uno de los mayores exponentes de la llamada “Pintura-pintura”, y por tanto uno de los artistas que más ha reivindicado la abstracción frente a la figuración y al arte conceptual. Por otra parte, la importancia concedida al vacío, el uso de gamas cromáticas intensas que crean multitud de contrastes y armonías que aparecen suspendidas en atmósferas cristalinas y silenciosas son características presentes en toda su obra.

                                                              

Otra faceta de su trabajo más reciente es el uso del ordenador como una paleta de pintor. José Manuel Broto es uno de los artistas aragoneses con mayor reconocimiento internacional. Ha realizado innumerables exposiciones, tanto individuales como colectivas, y su obra está presente en los principales museos y colecciones nacionales e internacionales. En la actualidad José Manuel Broto reside y trabaja en Paris y Mallorca.

 

Entre los numerosos reconocimientos que ha recibido, son fundamentales el Grand Prix du Salon de Montrouge (1988), Premio Nacional de Artes Plásticas (1995), Académico correspondiente de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luís y Premio Nacional de Bellas Artes (1996), Premio ARCO de la Asociación de Críticos (1997), Premio Aragón Goya de Grabado y Medalla de Oro de la ciudad de Zaragoza (2003).

 

Comentarios