Fiesta del comercio: el poder del jamón y el melón

Si un atractivo tiene la Fiesta del Comercio, ése es el reparto de comida y bebida, al que como cada año, acudían miles de personas. El poder de convocatoria lo tienen los danzantes, pero también los miles de bocadillos de jamón serrano y las rodajas de melón, que un año más batían récords.Según contaban desde la asociación de comerciantes, a las 8 de la mañana ya había gente haciendo cola para el reparto. Un bueno número de voluntarios, miembros de la Asociación de Comerciantes, padres y madres de mairalesas, trabajaban desde primera hora para que todo estuviese dispuesto.

Una total disposición mostraban varios concejales del PP para contribuir con su trabajo al buen funcionamiento de las fiestas. Así lo demostraban Ricardo Oliván, Antonio Villacampa y Cristina Gavín, preparando bocadillos a un ritmo trepidante.

En el momento en que ha comenzado el reparto, se había formado ya una inmensa cola para recoger este almuerzo. Si algo parece claro es que casi se ha hecho corto. Las cifras no dejan lugar a dudas: más de 4.000 bocadillos de jamón serrano, más incluso que el año pasado, y mil kilos de melones, además de vino y refresco.Las encargadas de servir toda es acomida a los miles de oscenses, que hacían cola, eran las mairalesas de Huesca, mayores y pequeñas, que llevan unos días francamente ajetreados, aunque se lo pasan de maravilla. Eso sí, el sueño empieza a hacer mella en algunas de ellas.

Y el púbico, todo hay que decirlo, contento y agradecido del buen almuerzo del que han podido disfrutar, además del acto con los bailes de los danzantes, que no suelen perderse ningún año.

Largas colas, pues, para disfrutar de una mañana tradicional, en la que el comercio ha celebrado su gran día y en la que oscenses y visitantes, una vez más, respondían, disfrutando de los danzantes, y de la posterior actuación del grupo canario Savia Nueva, y comiendo buenos productos típicos de la tierra.

Comentarios