El Ministerio de Fomento reparará los daños de caminos y fincas afectadas por las obras de la variante de Monzón

Las afecciones causadas a caminos y fincas particulares como consecuencia de la construcción del primer tramo de la Autovía Huesca-Lleida, variante de Monzón, serán corregidas por el Ministerio de Fomento a partir del mes de septiembre.

Las actuaciones pendientes se refieren, entre otros, a diversos problemas de evacuación de aguas en varios caminos y fincas, accesos a vías pecuarias desde las carreteras autonómicas de Fonz y La Almunia, vertidos de tierras en algunas fincas particulares y, también, el rebaje del cambio de rasante por la antigua N-240 en dirección a Binéfar, justo antes de la rotonda de enlace con la variante.

El alcalde de Monzón, Fernando Heras, ha declarado que “una obra de este calibre, que ha ascendido a 62 millones de Euros, con una longitud superior a los 12 kms, y un periodo de ejecución de prácticamente 4 años, es lógico que produzca afecciones. Lo preocupante sería que éstas no fueran atendidas ni reparadas, lo que no es el caso. En septiembre se retomaran estos trabajos”. Heras, se muestra muy satisfecho de la puesta en marcha de esta infraestructura, ya que según sus palabras, “la ciudad, como era previsible, ha ganado en tranquilidad y calidad de vida, tan sólo falta que los camiones y empresas de transporte acaben acostumbrándose a no pasar por el centro, lo que entiendo que es cuestión de semanas”.

El Ayuntamiento, igualmente, va a remitir una carta a todos los propietarios de fincas afectados por el tramo Monzón-Binéfar, que transcurre en gran parte por el término municipal de Monzón, para centralizar todas las afecciones a particulares en ese ámbito, con la intención de gestionar su solución conjuntamente con los responsables de la obra.

Comentarios