El gregoriano recorre las naves de la Catedral de Jaca con Antigua Capilla Hispana

Antigua Capilla Hispana ofreció este martes en la Catedral de Jaca un repertorio polifónico del compositor español del siglo XVI Tomás Luis de Victoria, que por momentos siguió las pautas del canto gregoriano, aunque bien es cierto, acompañado de organistrum y a varias voces. Como ya es tradición en el Festival Internacional en el Camino de Santiago, el programa siempre encuentra un hueco para los cantos “a capella” de raigambre española, en este caso un grupo clásico en el festival como es Antigua Capilla Hispana, que ofreció un programa titulado “Los responsorios de tinieblas de Semana Santa”.

Salvo los problemas surgidos con el organistrum eléctrico, que mantuvieron en vilo a la coral durante varios minutos, el recital transcurrió sin problemas ante un público que volvió a llenar el recinto, en este caso la Catedral de Jaca, un edificio que pese a sus dimensiones logró envolver a cantores y espectadores gracias a su excelente sonoridad.

El festival regresa este miércoles a la iglesia del Carmen y al clavicémbalo, de la mano de uno de los más afamados intérpretes mundiales de este instrumento, Andreas Staier. Regreso también a la música de Juan Sebastián Bach y Domenico Scarlatti, que recordamos fue el protagonista de la decimosexta edición del festival (2007) al cumplirse 250 años de su nacimiento.

El programa del festival incluye para este jueves el último concierto en la iglesia de Santa María de Santa Cruz de la Serós. Es un concierto especial pues el Ensemble Gilles Binchois ofrece el programa “Cantos Sagrados del Islam y de la Cristiandad Medieval”. A pesar de ofrecer liturgia islamica y pese a los precedentes en ediciones anteriores, en esta ocasión el Obispado de Jaca no ha visto impedimento alguno para que el recital se celebre en un templo católico.

El Ensemble Gilles Binchois es en realidad un duo formado por Noureddine Tahiri, gran intérprete de la tradición andaluza marroquí, y el francés Dominique Vellard, formado en la escuela de música de Notre-Dame de Versalles. La fusión de las dos culturas en un único recital ha despertado la curiosidad de muchos. El concierto se estructura de modo que las composiciones gregorianas y sufís o las recitaciones del Corán y Aleluyas se van alternando.

Comentarios